32.8 C
San Pedro Sula
domingo, mayo 22, 2022

Entrevista: Ana Rivera la combinación perfecta de belleza e inteligencia

Debes leer

Tegucigalpa. Ella, uno de los rostros más hermosos de la televisión en Honduras, pero aparte de su belleza lo que más la destaca es su inteligencia.

De tez blanca, ojos oscuros, pero llenos de luz; cabello largo color negro y lo más encantador su radiante sonrisa que cautiva a cualquiera, esas son las principales características de Ana Gabriela Rivera Escobar.

“Gaby” como le suelen llamar las personas más allegadas a ella, es una destacada periodista hondureña que trabaja para la Corporación Televicentro, específicamente para el noticiero TN5 Matutino.

Sin duda alguna, su trabajo como reportera en los últimos años le ha dado un aire fresco a las pantallas del país.

Bien dice un refrán, “la belleza sin gracia es un anzuelo sin cebo”, y la gracia que destaca a Rivera Escobar es su inteligencia.

Ana, decidió compartir con Diario Tiempo Digital muchos detalles y anécdotas de su vida personal y laboral.

En ese sentido, la hermosa hondureña de 32 años de edad es una mujer que ha puesto en alto el nombre de nuestro país en tierras aztecas, ya que por un buen tiempo laboró para una de las cadenas televisivas más importantes de México.

Pero no es todo, en sus tiempo libres también la hace de “mimo”. De esta manera, lleva alegría y saca sonrisas a los ciudadanos que disfrutan con su arte.

¿Cómo fue su infancia? ¿Qué la motivó a incursionar en el periodismo? ¿Cuál ha sido la noticia que más la ha impactado? Estas y otras interrogantes contestó la carismática comunicadora social cinco estrellas.

 

Entrevista pregunta y respuesta con Ana Gabriela Rivera, periodista de TN5

 

¿Háblenos de su infancia, cómo fue?

 

 

Ana Rivera (AR) R// Debo ser honesta, no recuerdo mucho de mí infancia y no sé porqué; sin embargo, traigo a mi memoria lo mucho que me encantaba jugar a la cocinita, a la maestra, con muñecas, bailar o modelar, esas dos últimas me fascinaban.

Y quizás el hecho de no recordar mucho de mi niñez es porque no fue tan linda como muchos que crecieron con papá y mamá.

A mí me tocó vivir una etapa difícil en mi familia que fue la separación de mis padres. Fue algo muy doloroso que al final no me permitió vivir con ninguno de los dos.

Me crio una tía por parte de mamá, que gracias a Dios me encaminó por el buen camino; y, eso me ayudó mucho para que el proceso no fuera tan doloroso, aunque fue horrible, no se lo deseo a nadie.

 

¿Coméntenos sobre sus estudios académicos?

Ana cuando se graduó de licenciada en periodismo en México.

(AR) R// Estudié en la Escuela el Elohim que queda en el barrio el Manchen y posteriormente mi secundaria en la Instituto Virginia Sapp.

Antes de salir del colegio -Bachillerato en Ciencias y letras-, tuve que buscar un empleo. Esto, porque la situación económica en mi familia no era la más favorable y apliqué para trabajar en Chiminike (2003- 2005) como guía.

Gracias a Dios, quedé seleccionada y fui la primera generación de guías de ese museo; la cual, dejó un gran aprendizaje en mi vida y sobre todo disfrutaba mucho el contacto con la gente y enseñarles la temática de cada sala en los recorridos era mágico.

Luego, logré ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), pero comencé estudiando la carrera de Química y Farmacia.

Te seré sincera y fue porque eso me había aconsejado mi mamá de crianza que estudiara, y cedí aunque no me gustaba.

Estuve solamente un semestre con clases generales en esa carrera y posteriormente me cambié a estudiar periodismo. Empecé a tener contacto y posteriormente hacer voluntariado con la radio emisora cristiana Kairos 90.9 FM.

Tuve un programa que se llamaba “QUE NO PARE LA MUSICA”, era una revista cultura informativa de tres horas todos los sábados, una experiencia que me encantó.

 

¿Cómo nace la idea de estudiar periodismo?

(AR) R// Después de dos años de trabajar en Chiminike y en la radio, apliqué a una beca para estudiar periodismo en Monterrey, Nuevo León en México.

También, desde pequeña siempre me llamó la atención el contacto con la gente.  Te cuento algo curioso, siempre cargaba una pequeña grabadora en mis manos.

En ella, andaba grabando los ruidos de la naturaleza y lo que la gente decía. Después, lo reproducía y escuchaba, eso ocurrió cuando tenía unos seis a nueve años de edad.

Meses después me dan la noticia que he sido seleccionada para irme a estudiar lo que yo quería con una beca del 100 por ciento.

Esta oportunidad la considero un milagro de Dios en mi vida porque yo no contaba con el apoyo de mi papá. Llegó en el momento más adecuado y que gracias a ellos puede estudiar en tierras mexicanas del 2006 al 2010.

 

¿Cómo fue su experiencia laboral en México?

“Gaby” en sus inicios en TV Azteca de México.

(AR) R// Una vez graduada en México, decidí quedarme y buscar oportunidades laborales. Aunque admito que fue una larga espera porque abrirse camino en un país que no es el tuyo no es nada fácil como lo pintan muchos.

Sin embargo, después de tanta insistencia especialmente en la cadena TV AZTECA NORESTE, me contrataron como reportera.

Cubría todo tipo de fuentes, entre ellas las llamadas notas de color que son historias humanas con determinado impacto social.  Ahí es donde comencé con mi entrenamiento como periodista, o sea la calle (2010-2012).

¿Cuál ha sido la noticia que más la ha impactado?

(AR) R// Fue en Monterrey, Nuevo León; se quemó un casino, unos narcos lo quemaron y murieron 53 personas.

Me tocó hacer historias con las familias de los fallecidos, ver llorando a las esposas e hijos fue algo impactante porque el Estado nunca resolvió y quedó impune.

 

¿Por qué se regresó a Honduras?

 (AR) R// Recuerdo que trabajaba en TV Azteca y recibí una llamada desde Honduras, donde me decían que mi mamá estaba enferma. Ante ello, tuve que tomar la determinación de regresar al país.

No fue una decisión fácil, porque que una catracha logre llegar a laborar en medios mexicanos es un tanto complejo. Por eso, me dolió venirme, pero no estaba tranquila pensando en que mi madre no estaba bien de salud.

Es así que decidí venirme para acá y cuidar de mi amada señora Nelly Escobar, que es la mujer que más amo en este mundo.

 

¿Le costó colocarse en los medios de comunicación en el país?

 

Desde pequeña siempre le apasionó el periodismo y las cámaras de televisión.

(AR) R//   Cuando vine de México fue como una semana sin empleo, me sentía desesperada. Busqué trabajo de todo, secretaria, relaciones públicas, sentí  que me estanqué un poco.

Luego de todo el problema familiar que tuve, pues empecé a contactar a amigos directores de medios de comunicación en el país para pedirles empleo.

Es así, que me comuniqué con mi amigo David, director de Kairos que me consiguió una entrevista con el gerente de Enlace TV, un canal cristiano.

Cuando llego a Honduras, a los tres días ya tenía empleo y comencé con el programa “Enlace Juvenil”. Estuve nueve meses trabajando con ellos, pero siempre tocaba puertas en otros medios de comunicación.

Después de haber terminado mi relación laboral con Enlace TV, platiqué con don Rodrigo Wong Arévalo, director de Canal 10.

Me dijo que me daría la oportunidad de trabajar como reportera y estuve año y medio con Abriendo Brecha. Sin embargo, escuché que Azteca TV Honduras abriría oficinas en la capital. En ese sentido, envié mi hoja de vida y me contactaron y comencé con ellos.

Luego de varios años trabajando en Torre Libertad, me llamaron de TN5 matutino, que es donde me desempeño en la actualidad.

Ya estando en Televicentro, me empecé a desenvolver más, me asignaron nuevas fuentes informativas a las que no estaba acostumbrada.

 

¿Cómo se prepara hoy por hoy?

 (AR) R// En la actualidad estoy cursando mi maestría en Dirección de la Comunicación Corporativa, enfocada a las Relaciones Públicas, en la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).

Espero poder culminarla exitosamente dentro de años y dedicarme a dirigir mi propia empresa de comunicación.

Conjuntamente con mi maestría me gané una beca para la preparación del periodismo digital y de datos, otorgada por el gobierno de los Estados Unidos.

La misma la realizamos varios colegas del Triángulo Norte, donde la sede fue El Salvador. En un par de meses espero terminarla y presentar un tema de investigación importante en Honduras.

 

¿Aparte de periodista, también es mimo?

En México aprendió el arte de ser mimo.

(AR) R// A los trece años, mi tía me llevó a una iglesia y me metí al ministerio de pantomima con el objetivo de evangelizar.

Estuve 4 meses, me retiré por el tiempo. Luego aprendí en grupos de crecimiento. Después se da mi viaje a México y allá trabajé con un mimo profesional que se llama: Sergio García. Aprendí muchísimo de él.

Nos contrataban para bodas, hacíamos el papel de novios o hacíamos un programa de televisión que él tenía.

Llegué a Honduras y se me ocurrió seguir con esto, ahora quiero hacer una empresa. Hago mi show de quince minutos, entrego flores, voy a despedidas, hago talleres y hasta en divorcios ayudo.

Una entrega de flores, un mensajito, algo así, 800 Lempiras. Ahora, si me contratas por una hora, vale 1200 Lempiras. Dependiendo el evento, con los niños incluyo los globos con figuras, hago flores, espadas y perritos, lo básico.

 

 ¿Cómo y dónde se ve Ana Rivera en un futuro?

A la guapa y talentosa periodista hondureña le encantan los perros Chihuahuas, tiene una perrita llamada Ita.

(AR) R// Me veo a corto plazo, una de mis metas cercanas es terminar mis estudios. Y lo más importante formar una familia, porque creo que de nada me sirve estar ganando medallitas o preparándome tanto si al final también quiero realizarme como mujer.

En este caso, estoy en la etapa en la cual ya quiero formar mi familia. Y estoy más que convencida que si no se han dado las cosas es porque no ha llegado la persona correcta.

Espero ya el otro año tener mi primer bebé, me muero por una niña y un niño, o sea, la parejita.

A largo plazo, montar una empresa de comunicación, que tenga la función de ayudar a los demás colegas o personas que quieran aprender cómo comunicarse ante un público en general.

Y esa misma compañía, que vaya de la mano con los mimos, que por cierto es algo contradictorio. ¿Por qué?, porque muchas personas me dicen que soy periodista y como comunico un mensaje sin hablar.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido