Entierran a niño asesinado por su padrastro

375
Emotivo fue la despedida para el menor Exequiel Alexander Hernández.

COMAYAGUA. Entre llantos y muestras de solidaridad la familia del pequeño Exequiel Alexander Hernández, fue acompañada por la comunidad de Comayagua para darle la última despedida al menor.

El velatorio del infante de solo siete años, que murió a manos de su padrastro, se realizó en la comunidad donde el niño residía junto a su madre y hermanos.

Los alumnos de la escuela Manuel Andara de Comayagua, donde Exequiel había comenzado su primer grado hacía unas semanas, llegaron hasta el velatorio para llevar sus muestras de pesar a su madre y familiares.

Los niños uno a uno hicieron fila para ofrecerle su pésame a la señora Patrocinia, madre del menor cuyo cuerpecito apareció en un sector varios días después de haber sido reportado como secuestrado.

Su cuerpo fue hallado en un avanzado estado de descomposición ya que llevaba varios días muerto.

El cuerpo de Exequiel fue entregado a su familia en las últimas horas tras realizársele los exámenes y la autopsia respectiva por parte de Medicina Forense. La familia llevaba ya varios días en espera de que les entregaran el cuerpo para poder darle cristiana sepultura.

Acompañados por la comunidad, la familia de Exequiel trasladó sus restos hasta el cementerio general donde dieron el último adiós al pequeño.

Según familiares ninguna de las autoridades les brindaron el apoyo que requerían cuando el niño fue raptado junto a su hermanita de cuatro años. «Acudimos a la Policía, a los Juzgados y a la oficina de Derechos Humanos», dijo el hermano mayor de niño asesinado, pero la respuesta que recibieron fue la misma: sin una orden de captura no podemos hacer nada.

El padrasto, que confesó el asesinato del menor, murio a los 15 minutos tras haber ingresado al Centro Penitenciario de Comayagua, luego de una golpiza que le propinaron los privados de libertad de ese lugar.