DE MUJERES | Entérate qué tipo de madre eres, según la psicología

396
tipo de madres psicología
El tipo de madre que eres, influye en el comportamiento y personalidad de tus hijos.

DE MUJERES.  De acuerdo a su cultura,  experiencia y los ideales que tiene para sus hijos en sus vidas, una madre puede desenvolverse de distinta manera a fin de alcanzar los objetivos de crianza, y de cumplir expectativas a futuro como guía de su familia. Conforme a la opinión de expertos en psicología, te diremos qué tipo de madre eres y qué fortalezas les aportas a tus hijos.

Cada mujer tiene su particular personalidad, sus objetivos, ideales, metas, e incluso sus propios miedos y temores. Existen madres perfeccionistas, estrictas, amigas, y madres completas, y de cómo seas en tu papel de madre, es como serán las fortalezas y/o debilidades de tus hijos.

Lea también: ¿Por qué las mujeres se cortan el pelo para cerrar ciclos?

Madre mejor amiga

De acuerdo a los expertos, la madre mejor amiga es la que trata a sus hijos de igual manera que a sus amigos, para no tener responsabilidad de establecer límites entre ellos.

Aunque parezca imposible, este tipo de mamá tiene la mentalidad de que su vida se terminaría si acepta la maternidad, por lo que adopta el rol de mejor amiga para no tomarlo. Por el contrario, tanto el niño como su padre asumen el rol de confidente emocional, lo que descarta de su vida el rol de madre.

Las madres mejores amigas suelen tener efectos positivos en sus hijos, como el que comprendan de los límites entre padres, hijos, familias, colegas, etcétera.

Por otro lado, la parte negativa de esta crianza es que es muy posible que se sienta descuidado emocionalmente a falta de una figura materna como tal, por lo que quizás se muestre resentido y amargado en sus relaciones, así como poco amado y subestimado.

Sobreprotectora

Hay madres que son, como su nombre, demasiado protectoras con sus hijos, y tienden a criarlos inseguros, lo que también provoca que desde temprana edad tomen el rol de que deben hacer brillar a su madre.

Los hijos suelen convertirse en personas que apoyen a otras personas, y desarrollan gran lealtad y comprensión a las necesidades de los demás, lo que los impulsa también a ayudarlos a resolver problemas.

Por otro lado, los hijos de madres sobreprotectoras, son personas inseguras y dudan de sus propias habilidades y de su capacidad para tomar decisiones, debido a que de pequeños nunca los dejaron hacerlo.

Madre impredecible

Las mujeres catalogadas como madres impredecible se caracterizan por estar siempre abrumada por sus sentimientos, mostrándose ansiosa, enojada y muy sensible, por lo que su crianza depende mucho de su estado de ánimo. Su tipo de crianza es muy problemática, pues suele atravesar por crisis mentales que transmite a sus hijos.

Algo a favor de los hijos, es que se puede rescatar de este tipo de crianza, es que sus hijos suelen crecer siendo empáticos, motivadores y muy solidarios con sus amigos, a quienes siempre apoya y motiva en lo que necesiten.

Sin embargo, también crecen con una necesidad arraigada de cuidar a personas con todo y problemas emocionales, lo que, en ocasiones, los orilla a atravesar por estados de ánimo y problemas como ira, ansiedad y hasta depresión.

Madre perfeccionista

Este tipo de madres se caracteriza por querer tener siempre la sartén por el mango, es decir, suele ser controladora con sus hijos, así como temerosa y hasta ansiosa, lo que, a su vez, los orilla a ser super críticos consigo mismos y desarrollando un pensamiento de que no son suficientes en todos los sentidos.

Los hijos, suelen desarrollar un gran sentido de compromiso en sus relaciones, y por lo regular es responsable y muy confiable en todo. Son personas que valoran mucho el trabajo duro y todo el esfuerzo que se tomó para lograrlo.

No obstante, también crecen sintiendo que las opiniones de los demás son más importantes que las de ellos mismos, y piensa que todo mundo lo está observando y juzgando en todo lo que hace.

La madre completa

Según el experto Poulter, solo el 10% de las madres pueden llamarse madres completas, cuya características es la ideal para la crianza de sus hijos, pues combina lo mejor de los cuatro tipos de madres anteriores, creando el equilibrio perfecto. El especialista las describe como emocionalmente equilibrada, pues puede ver a sus hijos como individuos y estimularlos a que logren su propia independencia.

Si bien, no son perfectas, están completamente comprometidas con la maternidad, por lo que se convierte en su prioridad, lo que las mantiene siempre con los pies en la tierra dando lo mejor de sí por criar buenos hijos, y sobre todo, felices y capaces de lograr el futuro que deseen.

Gracias al amor que día a día reciben por parte de su madre, son capaces de correr riesgos, pues saben que el resultado puede valer la pena, y acepta el cambio sin complicaciones, y sin miedo al rechazo. Confían plenamente en sí mismos. Emocionalmente, tienen la capacidad y el conocimiento para valorar y apreciar a las personas que están a su alrededor.