Enferma de cáncer busca una nueva mujer para su marido

212

En la sección ‘Modern Love’ de The New York Times apareció una carta en la que la escritora de libros infantiles Amy Krouse Rosenthal. Retrata a su marido, un verdadero príncipe azul, con una intención muy particular. Que alguien que lea su nota pueda empezar una nueva historia de amor con su esposo, ya que a ella le quedan pocos días.

“Solo puedo esperar que la persona correcta lea esto y encontrarle así a Jason otra historia de amor que comience”. Amy Krouse Rosenthal sacudió los medios no por otro de sus cuentos infantiles. Siempre tan bien recibidos por el público, sino por un sentido testimonio que publicó en la sección ‘Modern Love’, de The New York Times donde sencillamente se dispone a buscarle un nuevo amor a su marido.

“Usted podría querer casarse con mi esposo” es el título de la pieza de esta escritora recientemente diagnosticada con cáncer de ovario, quien se prepara para despedirse de su esposo y de sus tres hijo. Pero antes de caer en algún doloroso letargo, Amy le quiso dejar saber al mundo que su compañero de vida sí es lo más parecido a un príncipe azul y que su amor por él es tan grande que quiere ayudarle desde ya a encontrar otra princesa que, como ella, lo haga feliz.

“Dejaré intencionalmente este espacio vacío como una manera de darle a los dos el fresco comienzo que se merecen”, dice el último párrafo de la nota con unos renglones perfectamente blancos dispuestos para ese propósito… que una nueva historia empiece a contarse, a escribirse.

Comentarios

El gesto no dejó incautos a los lectores que empezaron a reseñarlo con avidez al punto de completar más de 1,288 comentarios en los que se alaba su valentía, se celebra su noble corazón y hasta se comparten otras propias y duras historias de amor.

“Gracias por recordarnos que la vida es solo un paso de tiempo”, le escribe un lector afectado en medio de abrazos de fortalezas y mensajes de despedida. “No creo que Jason necesite otra mujer, él ahora solo te quiere a ti” replica otra lectora.

En Twitter, la cosa no resultaba diferente: «encuentren un lugar calmo y lean el ensayo de Amy Krouse Rosenthal, sugería la ganadora del Pullitzer, Conie Schultz.