En libertad quedó “El Chapulín”, detenido hace cinco días por extorsión

223
Chapulín
A Marvin Mejía conocido como el Chapulín colorado se le señalaba de ser el cabecilla de una pandilla que operaba extorsionando en la Colonia El Pedregal.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. En libertad quedó Marvin Mejía, conocido como el “Chapulín Colorado”, detenido cinco días atrás por elementos de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAP), quienes los acusaban de extorsión.

Luego de su detención a Mejía lo exhibieron ante los medios de comunicación. Sin embargo, este viernes salió al paso y aseguró que las autoridades policiales no pudieron probar nada en su contra. Lo anterior, podría ser calificado como un nuevo planchón de los entes investigativos del Estado.

A Mejía se le señalaba de ser el cabecilla de una pandilla que operaba extorsionando en la Colonia El Pedregal.

En ese sentido, Mejía ante medios locales declaró que se le detuvo nada más por sus tatuajes. Y lastimosamente por la colonia donde vive. Eso, porque no había ninguna otra prueba más en su contra.

“No me pudieron comprobar nada y en el juicio todo se enredaron. Siempre ponen un muchacho a acusar pero se enredó todo, dijo mal la hora, el día, el momento”, reveló Mejía.

A efecto de eso, criticó que las autoridades policiales capturan a cualquiera. Sin tener un proceso investigativo que les ayude a sustentar sus acusaciones.

Asimismo, evidenció la terrible odisea que tuvo que pasar en la cárcel. Eso, al permanecer los seis días que estable la ley para que las autoridades puedan inquirirlo.

“Jamás había estado preso. Tengo 44 años y nunca había estado en una prisión. Tengo una niña de 49 días de nacida. Mi familia estuvo preocupada, estuve seis días sin comer, sin beber agua, sin ir al baño”, contó el entrevistado.

Le puede interesarDejan en libertad a quien señalaron por crimen de motorista en Choloma

Errado proceso penal incoado en su contra

De ese modo, afirmó que luego del errado proceso penal incoado en su contra quedó destrozado, y con muchos nervios.

“Ellos querían dar a demostrar que son la policía pero están equivocados. Quiero limpiar mi imagen. Soy encargado de un parqueo en donde vendo muchas cosas. Los domingos soy árbitro, marco el campo, y tengo un equipo de niños de 12 años”, comentó el compareciente.

De igual forma, apuntó que se recaudaron más de dos mil firmas a su favor. Lo anterior, para demostrar que él es una persona de bien, honesta y luchadora.

También criticó que en el presidio donde estaba había un muchacho preso por 20 lempiras de extorsión.

“Mucha gente sabe quién soy yo. Lo que se pasa en el presidio es una barbaridad, más de 160 personas están en un cubículo pequeño. Se duerme como sardina, no se puede ni mover. Tiran el arroz y los frijoles, como diciendo si quieres bueno, sino ni modo. El vaso cuesta un lempira, el plato un lempira. Si se quiere dormir en colchón se paga, y si se quiere tener aire también”, afirmó.

Por otro lado, indicó que él se disfraza de “Chapulín” desde pequeño porque vivió varios años en México. Y, la costumbre allá es que cuando van al estadio siempre se disfrazan.

“Tengo familia mexicana. Me disfrazo de Chapulín colorado porque también me contratan para ir alegrar a los niños a cumpleaños. Mis tatuajes son artísticos, gracias a dios no me vinculan a ninguna mara o pandilla mis dibujos. Estoy agradecido con las personas de la colonia El Pedregal, todos saben que soy una persona honesta, y trabajadora”, concluyó Mejía.