En carretera, secuestran a transportista de la ruta Carrizal-La Sosa

556
Transportista
El transportista secuestrado trabaja para la ruta de rapiditos de El Carrizal-La Sosa.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En el transcurso de la tarde de ayer jueves, se reportó el secuestro del conductor de un autobús de la ruta urbana de El CarrizalLa Sosa.

El motorista está identificado como Julio García, de quien no se conoció nada más a partir de las 12:00 del mediodía.

Según un reporte preliminar, el secuestro sucedió mientras el conductor del «rapidito» se encontraba en marcha por una zona de la capital de Tegucigalpa. De acuerdo a testigos, una camioneta negro interceptó de frente a la unidad.

Sobre el secuestro, la Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU), indicó que los desconocidos que atravesaron el carro frente a la unidad, salieron rápidamente del auto y procedieron a bajar al chófer de manera violenta.

Luego, los secuestradores subieron al transportista dentro del carro y se lo llevaron. De esa forma, la FNSTU señaló que el secuestro ocurrió cerca de la Cooperativa de Transporte (COTRATOL), a la altura del puente subterráneo, salida de la colonia El Carrizal.

En ese sentido, uno de los guardias de seguridad de COTRATOL informó que antes del secuestro, el transportista había entrado al local muy preocupado.

Lea también: Tirotean a conductor de mototaxis en el centro de Valle de Ángeles

Transportista continúa raptado

Por otro lado, se informó que el autobús está registrado con el número 478. Con respecto a los secuestradores, estos eran tres hombres que portaban armas de fuego, quienes amenazaban de muerte al transportista mientras se lo llevaban.

La camioneta donde se llevaron al chófer del autobús se condujo hacia el centro de la ciudad de Tegucigalpa.

Hasta el momento se desconoce el paradero del transportista y los motivos reales del secuestro. No se dieron más detalles sobre el caso.

Sépalo:

Cabe destacar que los transportistas han realizado varias denuncias, ya que son víctimas de amenazas por parte de miembros de grupos delictivos que les exigen el pago de extorsión a cambio de su vida.