Emergencia por dengue: De 32 hospitales públicos que hay, 26 están abarrotados

617
Dengue
La mayoría de personas que padecen dengue son menores de edad, según autoridades de Salud.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Los ingresos masivos de personas infectada con dengue han abarrotado 26 hospitales públicos de Honduras, lo que las autoridades sanitarias califican como la peor emergencia de los últimos 50 años por este virus. En lo que va de año, ya se reportan más de 28.000 personas contagiadas con dicha enfermedad, 54 ya han muerto, en su mayoría las víctimas son niños.

La portavoz del ministerio de Salud, Jessenia Herculano, confirmó a medios extranjeros que de los 32 hospitales públicos que hay en Honduras, 26 están abarrotados.

En ese sentido, en el hospital de La Paz, zona central de Honduras, las enfermeras colocan frente al Cristo de madera de la capilla cajas de cartón para almacenar las historias clínicas de las decenas de pacientes con dengue que desbordan dicho centro de salud.

Según se dio a conocer, en la misma sala, diez mujeres con dolores en los huesos y vómitos reposan en camas apiladas y cubiertas por mosquiteros azules y rosados. Lo anterior, sirve para protegerlas de más picadas de mosquito, mientras constantemente son hidratadas.

En otras tres salas, 26 niños de entre dos y catorce años en estado delicado están conectados a bolsas de suero bajo la mirada preocupada de sus padres. Cabe señalar que los niños son la población más vulnerable al dengue.

Crista Alexandra Pineda, de siete años, es una de las más graves. Ella permanece al cuidado de su abuela, Josefina Velásquez, de 59. La menor de edad tiene un esparadrapo pegado en la nariz para contener la hemorragia con la que ingresó el pasado domingo.

Nota relacionada: Por emergencia de dengue se tuvo que contratar a más médicos, asegura CMH

“Los niños no están fuera de peligro aún”

A efecto de eso, una enfermera que recorre el pasillo para supervisar a cada uno de los niños, lamenta que «no están fuera de peligro aún».

De ese modo, las enfermeras corren de un lado a otro para atender a los pacientes que saturan seis de las ocho salas del hospital. Y los pasillos, donde instalaron catres de campaña ante la gran cantidad de enfermos.

El portavoz del hospital, Marco Antonio Rodas, manifestó a AFP que en realidad están colapsados. “Tuvimos que habilitar hasta la capilla, los pasillos y suspender las intervenciones quirúrgicas selectivas» por la emergencia. En 20 años que tengo de estar aquí no había visto algo igual». A cada instante más y más», afirmó.

De acuerdo a Rodas en la última semana, los pacientes pasaron de 53 a 78. “Los más graves han sido trasladados en ambulancias al Hospital Escuela de la capital, donde ya fallecieron dos de ellos”, estableció.

Por otro lado, el vocero no descartó que tengan que acondicionar también escuelas. Eso porque «a cada instante entran y entran más y más personas con dengue».

Testimonios

Marta Zoila López, de 58 años, contó a AFP que el domingo estaba en la comunidad de Guajiquiro, próxima a La Paz, cuando comenzó a sentir los síntomas.

«Me empezó un dolor de estómago, dolor de cabeza y en los huesos, vómito y hemorragia» en la nariz y las encías, relató. De inmediato la llevaron al hospital donde, según las enfermeras, aún se mantiene delicada de salud.

Gobierno anunció creación de fondo especial para el combate del vector

Se debe precisar que el pasado lunes llegaron a Tegucigalpa los alcaldes de los 298 municipios del país. Lo anterior, tras ser convocados por presidente, Juan Orlando Hernández, quien anunció un fondo especial para el combate del vector.

En conferencia de prensa, el mandatario insistió en que lo único efectivo para frenar la enfermedad «es destruir el criadero del zancudo (Aedes aegypti). “Eso lo tenemos que hacer cada uno de nosotros en nuestras casas, en el lugar de trabajo y de igual manera en todas las áreas públicas», instó.

Asimismo, Hernández informó que este próximo sábado habrá «una movilización masiva» para destruir criaderos en la que se comprometieron a participar iglesias, medios de comunicación y patronatos.

Cabe mencionar que el trabajo de las brigadas de salud que se desplazan fumigando veneno y destruyendo los criaderos en aguas estancadas se muestra insuficiente. Eso debido a que la enfermedad continúa avanzando.