Embajador de México: «No es represión, se ha dado control a grupos violentos»

150
México
El embajador de México aseguró que su país no ha reprimido a los migrantes

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El pasado jueves la Guardia Nacional de México, reprimió con gases lacrimógenos a los miles de migrantes que llegaron hasta la frontera sur de ese país con el propósito de llegar a los Estados Unidos.

Sin embargo, el embajador de México ante Honduras, David Jiménez negó que la Guardia Nacional de su país esté reprimiendo a los integrantes de la caravana migrante.

Al respecto, el representante de México dijo «esta situación está complicada, México lo que ha querido hacer, es brindar la protección».

Del mismo modo, agregó que México lo único que está haciendo es que se respete su zona fronteriza y sus leyes. Añadió que estos migrantes deben de cumplir ciertos requisitos de carácter migratorio.

Por otra parte, manifestó que se está evaluando la situación migratoria que tiene cada uno de los migrantes.

En ese sentido dijo «no ha sido una represión, de ninguna manera, lo que se dado es la contención de grupos violentos que se han estado manifestando dentro de la caravana».

Además, Jiménez dijo que a nivel mundial se establece que todas las migraciones deben ser ordenadas y seguras.

Por otro lado, agradeció las declaraciones de la vicecanciller Nelly Jerez, en la cual menciona la situación de los migrantes.

Lea también: ONU a México: no más violencia contra migrantes y asilo para los perseguidos

Con gases lacrimógenos, Guardia Nacional de México reprimió a migrantes centroamericanos

Ante la desesperación por ingresar a México, para seguir su travesía hacia el anhelado sueño americano, cientos de migrantes decidieron cruzar el río Suchiate.

Sin embargo, decenas de elementos de la Guardia Nacional, armados con escudos, toletes y gases lacrimógenos estaba esperando a los migrantes para impedirles el ingreso a territorio mexicano.

Los desesperados migrantes fueron perseguidos, gaseados y reprimidos por las fuerzas del orden. Niños, mujeres y hombres, todos por igual sufrieron la embestida de la represión.

En consecuencia de lo anterior, los migrantes denunciaron que las autoridades les habían prometido permiso de trabajo.