Elsa Palou: ¿No quiere morir por falta de ventilador? ¡Quédese en casa!

507
Elsa Palou
Encuestas indican que, en su momento, varios miles de hondureños se habrán infectado de coronavirus. ¿Estamos preparados para ello? Elsa Palou, infectóloga, habló al respecto.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La pandemia de COVID-19 ha desnudado más las carencias del Sistema de Salud de Honduras y con proyecciones de alcanzar los 35 mil casos, la infectóloga Elsa Palou, advierte a la población de la crisis que se avecina.

Mientras los médicos claman por los insumos básicos para ejercer su labor, la tendencia en base a los datos provistos en encuestashonduras.com, indica que se alcanzará eventualmente los 35 mil contagios. ¿Qué les espera a los pacientes?

Ese valor indicaría que siete mil hondureños necesitarán, en su momento, cuidados intensivos. La preocupación más latente es que Honduras no tiene, ni por cerca, ventiladores mecánicos para esa cantidad de personas.

La exsecretaria de Salud habló acerca de cómo la falta del equipamiento podría desatar una ola de muertes. «Si no queremos morirnos por falta de ventilador, ¡quedémonos en la casa! Tan difícil no es», advirtió de primera mano.

Seguido, explicó que esta es una carencia que se ha sufrido en el país durante muchos años pero que ahora podría resultar más mortífera.

«Ya ha sucedido en nuestros hospitales que se tiene tres pacientes que necesitan un ventilador y solo se tiene uno. Se escoge a quien tiene más posibilidades de sobrevivir», comenzó explicando.

¿Qué pasa con los otros?, Palou prosiguió para explicarlo: «Se colocan en lo que llamamos mano ambú. Estudiantes de últimos años aprietan una bolsa que le ingresa aire al pulmón del paciente».

Es decir, caeríamos en métodos rudimentarios donde estudiantes deberán bombear hasta no soportar el extenuante cansancio y tener que ceder su turno a otro en búsqueda de salvar vidas; todo, por la ausencia de más ventiladores mecánicos.

Lea también: COPECO extiende «Alerta Roja por COVID-19» en los 18 departamentos

Otras cifras

Es importante conocer que ya se registran poco más de 17 mil encuestas ingresadas en el sistema del sitio web previamente mencionado.

De la totalidad de datos provistos, el grupo de infectólogos y epidemiólogos que analizan los datos considera que las proyecciones no varían.

Por ahora, se determinó que 88 por ciento de los usuarios no tiene síntomas. No obstante, del valor restante que sí tiene, 1.1 por ciento tiene sintomatología moderada, los cuales requerirían hospitalización.

Mientras que, 0.2 por ciento asegura tener síntomas severos, lo que meritaría cuidados intensivos. Como se estableció previamente, la curva epidemiológica se sostiene en la estimación de que siete mil hondureños lo necesitarán en su momento.

En virtud de lo anterior, Palou considera que se deben tomar medidas para que esa cifra llegue a los centros hospitalarios «poco a poco» para que «haya más chance de que el Sistema de Salud los pueda atender».

Por el mismo lado, recordó que no sólo es la ausencia de ventiladores el problema, sino el recurso humano. «No hay suficientes intensivistas, internistas, ni médicos capacitados para manipular los ventiladores», enfatizó Palou.

¿Cómo buscar una reducción de la proyección?

«Colapsó Estados Unidos, China, España e Italia. No seríamos el único Sistema de Salud que lo haría; más un país de tercer mundo con un sistema débil como el nuestro», auguró de forma fatídica la experta.

No obstante, recalcó que se deben de seguir tomando las medidas de prevención necesarias si el propósito es navegar contra la corriente de los números estimados y las expectativas ya planteadas.

«Mantengámonos en la casa, porque si estamos ahí no vamos a tener la oportunidad de tener contacto con alguien que tenga la infección y por tanto no vamos a poder contagiarnos», explicó.

Por otra parte, instó a las autoridades de Salud a abocarse a los lugares donde hay grupos más grandes de contagio y forjar cercos epidemiológicos efectivos.

En ese sentido, enfocó que en Honduras hay epicentros de contagio en el Carrizal y la Colonia Lincoln (Comayagüela), Santa Fe (Colón) y Vista Hermosa (Villanueva, Cortés) y que, por tanto, se debe «ir a esos lugares y buscar quién más está infectado. Se buscan sus contactos y se les aísla».

Por los momentos, desde el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) y la Secretaría de Salud, se contabilizan 139 casos de COVID-19 en el país.