Elsa Oseguera se hace otro tatuaje y se lleva la peor experiencia

546

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La famosa periodista hondureña Elsa Oseguera, decidió hacerse un nuevo tatuaje y no le fue nada bien.

Cabe recordar, que Elsa hace unos meses atrás se hizo un bello tatuaje de olas del mar y sol en sus caderas.

Tras ello, Elsa Oseguera se ha convertido en una mujer amante a los tatuajes, por lo que decidió ahora tatuarse la muñeca de su mano izquierda.

A través de su canal de YouTube comento la mala experiencia que tuvo hace unos días ante esta nueva «travesura». Elsa buscaba ansiosamente tatuarse en su mano un reloj de arena para recordar siempre que el tiempo corre y no se detiene.

Sin embargo, los resultados fueron los peores para la bella hondureña. Cuando vio el trabajo concluido ella observo que el tatuaje esta en su mano, pero al revés.

Ante los pésimos resultados busco hacerse una remoción, lo cual tampoco fue algo fructífero para ella, pues busco un lugar para hacerlo y esto ha traído los peores resultados. El lugar donde llevaba su tatuaje hoy esta con infección y Elsa ya se esta tratando con antibióticos y pomadas especiales.

Así ha quedado el tatuaje de Elsa Oseguera, con mucha infección.

Lea también: Elsa Oseguera celebra su cumpleaños con una ardiente sesión de fotografías

Elsa Oseguera y Lipstickfables se palabrean en redes sociales

Las influencer hondureñas Ana Alvarado (Lipstickfables) Elsa Oseguera, días atrás aprovecharon sus redes sociales para lanzarse indirectas muy directas y palabrearse.

Por medio de sus cuentas de Instagram iniciaron un pleito, el cual resultó muy entretenido para sus seguidores. En sus intensos comentarios, alegaban que una se burlaba de la otra y viceversa.

A través de un comentario de Instagram, la youtuber Ana Alvarado tildó a Elsa Oseguera de toxica. «Uno nunca puede esperar nada bueno de gente tóxica y envidiosa», comentó en uno de sus estados.

Al parecer esta historia de «dimes y diretes» inició porque el esposo de Alvarado, Jorge Cordero, en sus redes sociales se rió de Oseguera al llamarla fea, refiriéndose a los años cuando aún no había pasado por cirugías estéticas.