20.2 C
Honduras
jueves, agosto 5, 2021

“El Tigre” Bonilla tilda de corruptos a Julián Pacheco y Arturo Corrales

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Luego de ser acusado por Estados Unidos de conspirar para el tráfico de drogas y delitos relacionados a posesión de armas, el exjefe de la Policía Nacional, Juan CarlosEl Tigre Bonilla asegura que hay una conspiración en su contra.

En ese sentido, señaló que ese supuesto complot procedería del mismo rubro con el cual lo vinculan: el dedicado al trasiego de droga. “Es una conspiración en mi contra. ¿De dónde viene? Vamos a investigar, pero puede venir del mismo narcotráfico”, consideró.

No obstante, también recordó tiempos en la institución de seguridad nacional y denunció situaciones que, supuestamente, se presentaron años atrás y se mantenían ocultas.

“Jamás caí bien con los políticos. Tuve conflictos por manejar las cosas como tenía que ser. La Policía es para servir a la sociedad, no para servir a un núcleo privilegiado”, contó en primera instancia.

De igual interés – «El Tigre» Bonilla contradice a EEUU: «No tuve relación con ‘Tony’ Hernández»

“El Tigre” menciona a Arturo Corrales

El ingeniero Arturo Corrales fue titular de la Secretaría de Seguridad entre mayo de 2013 y diciembre de 2014. En el primer año en mención, Bonilla seguía como el líder de la Policía Nacional. El tiempo que compartieron en las labores de protección del pueblo hondureño no fue de armonía.

“Con Arturo Corrales fue conflictiva la relación” apuntó el exjefe. de la Policía. Y prosiguió, denunciando un motivo: “Él sacaba dinero de la OABI (Oficina Administradora de Bienes Incautados) diciendo que era para operativos de la Policía Nacional pero era falso. De eso hay documentos y está denunciado”.

Además, reveló que el respaldo sobre la posible malversación de los fondos se compartió con la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), pero no hubo repercusión.

Bonilla: Corrales pidió entrega ilícita de armas

Pero, el hecho que Bonilla denunció la posible corrupción no fue lo único que provocó el roce con el exsecretario de Seguridad. Según relató, en otra ocasión, Corrales le pidió que entregara unas armas, de forma ilegal.

“Me dio la orden que entregara unas armas a través de Javier Lima Bueso porque eran de gente que les había ayudado a ellos. Yo les dije que no iba a entregar las armas y que a quienes se les decomisara un arma por portación ilegal tendrían que ir a los tribunal o pagar la multa”, narró.

Es más, asegura que Arturo Corrales es el responsable de que él se apartara de su cargo en la Policía Nacional. Según afirma, desde la secretaría estaban provocando irregularidades en la entidad.

“Si yo renuncié de mi cargo fue por problemas con Arturo Corrales. Estaba corrompiendo a la institución y estaba secuestrada”, aseveró.

“Cualquier cosa que me pase, es responsabilidad de Julián Pacheco”

De igual manera, “El Tigre” tuvo palabras para Julián Pacheco Tinoco. El abogado, originario de Santa Bárbara, fungía como director de la Dirección de Investigación e Inteligencia, al tiempo que Bonilla era el jefe de la Policía.

Dadas las incongruencias que sostenía Bonilla Valladares con Corrales y otros políticos, reveló que intentó hablar con Julián Pacheco, pero este lo abandonó. Por tanto, lo inculpa en caso de que algo le suceda a él o a su familia.

“Lo único que hizo fue dejarme desprotegido para que me asesinaran. Cualquier situación que me pase a mí o a mi familia es responsabilidad de Julián Pacheco”, sentenció.

Luego, en diciembre de 2013, Juan Carlos Bonilla fue desginado como agregado de la Policía Nacional ante el Gobierno de Colombia. Él lo pidió por los mismos asuntos de seguridad.

Pacheco habría ofrecido L2 millones por su renuncia

Aunque “El Tigre” se movilizó hacia Colombia, seguía siendo un “dolor de cabeza” para los intereses de algunas personas, afirma. Por tanto, en enero de 2016, Julián Pacheco, ya en su posición como ministro de Seguridad, lo llamó.

En base con la versión de Bonilla, la intención de Pacheco era inmiscuirlo en un cargo político y le darían 2 millones de lempiras; para ello, debía retirarse de la Policía. El se negó. “Le dije que no tenía por qué ya que me faltaban años para cumplir mi servicio”.

Además, denunció que un “montón” de miembros de la Policía fueron cancelados porque “no eran de la simpatía” del actual secretario de Seguridad. “Le dije en su cara que debería estar preso”, enfatizó Bonilla.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido