El pueblo proclama a Nayib Bukele, presidente de El Salvador

383
Nayib Bukele
Nayib Bukele.

Por: Sua Martínez. Nayib Bukele, el favorito para convertirse en el próximo presidente de El Salvador, con sus ideales neutrales, ni de derecha, ni izquierda, ha dado un giro a la conciencia histórica de la política de El Salvador, un presidente que terminará con el bipartidismo que ha regido al país en los últimos 30 años.

Sus obras y propuestas presidenciales, el combate a la corrupción, con la Comisión Contra la Impunidad de El Salvador (CICIES), han tenido eco en el pueblo salvadoreño. “El pueblo está cansado de tanta corrupción, cansado de los 20 años de Arena y los 10 años del Frente” destacó Bukele en su cierre de campaña.

Su trayectoria política ha sido de lucha, una frase de Bukele, que se virilizó: “El dinero alcanza, cuando nadie roba”, “y yo ya lo he demostrado, dos veces al ser alcalde”.

El pueblo lo proclamó presidente de El Salvador, en su cierre de campaña, en las encuestas lo dan como ganador, su mira esta puesta en el combate a la corrupción, las redes sociales ha sido su medio para llegar a las masas.

Cuenta con el apoyo de la juventud, del adulto de la población pensante, de organizaciones civiles, profesionales, empresariales, religiosos, estudiantiles, académicos, políticos y gremiales.

Su historia como político comenzó en el 2012, cuando fue elegido alcalde del pequeño municipio de Nuevo Cuscatlán. Tres años después ganó las elecciones para ser alcalde de la Capital Salvadoreña.

Nayib Bukele debutó en la política con la bandera roja de los ex guerrilleros, con sus ideas nuevas ganó popularidad, pero sus constantes críticas a la cúpula del izquierdista, FMLN, determinaron su expulsión del bloque. “Básicamente él tenía miedo”, respondió Bukele.

Algunos pensaron que ésa sería el fin de su carrera política, pero Bukele, no desistió y en tiempo récord formó el movimiento Nuevas Ideas, aunque encontró trabas para inscribir a su partido y casi queda fuera de la jugada.

Referente a sus ideas innovadoras, Bukele dijo: “Encasillarme a una ideología política de izquierda o de derecha, siento que eso ya no aplica, esa dialéctica de Karl Marx ya no aplica para los tiempos de hoy, yo creo que hay que hacer cambios de verdad para nuestro pueblo” dijo a las agencias de Prensa Internacional.

Se unió al partido Convergencia Democrática, pero el Tribunal Supremo Electoral lo canceló.

Cuando todo parecía perdido y faltaban sólo dos horas para que terminara el plazo para inscribirse como aspirante a candidato, Bukele hizo una jugada táctica y logró un acuerdo con la conservadora Gran Alianza para la Unidad Nacional (GANA), bloque frente al cual el pueblo ha aceptado para llevarlo a ser presidente del El Salvador.

Su discurso es de unidad, para resolver la profunda crisis y escándalos de corrupción y ha prometido al pueblo meter presos a los corruptos, situación que actualmente afecta el desempleo, y la falta de oportunidades a la totalidad de los salvadoreños, promete llevar agua potable y electricidad a donde no hay, remodelar escuelas, hospitales proveer de medicinas.

Sus disertaciones lo centran en construir, en democracia participativa, un país de oportunidades y de desarrollo integral sustentable, una política limpia, los derechos Humanos, la libertad de prensa, la libertad religiosa, con justicia y equidad social, según todos los estudios de opinión electoral, el exalcalde capitalino Nayib Armando Bukele Ortez ganará las elecciones presidenciales.

El pueblo salvadoreño hoy cifra sus esperanzas en un nuevo liderazgo, con soluciones reales e innovadores a todos los graves problemas que ha venido sufriendo durante gobiernos tanto de derecha como de izquierda.

Sua Martínez es política, catedrática universitaria y comunicadora Social*