El Progreso: otro sospechoso de matar a fisicoculturista, detenido antes seis veces

385
Fisicoculturista

CORTÉS. Dos supuestos integrantes de la Mara Salvatrucha (MS-13) fueron detenidos en El Progreso, Yoro, y uno es sospechoso de la muerte de un reconocido fisicoculturista en esa ciudad.

Se trata de Jorge Alejandro Ortega Cárdenas, de 22 años de edad, alias «Dumbo», y Antony Geovany López Calderón, de 19, conocido, según la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) como «Cabeza».

Según la Policía, «Dumbo» fue artífice del asesinato de José Geovany García, quien muriò acribillado el pasado de 29 de mayo. Y además, a él lo habían detenido en seis ocasiones anteriores.

En ese sentido, los registros de la indican que, a Jorge Alejandro lo detuvieron en las siguientes fechas:

  • 22 de marzo de 2017, por robo y portación ilegal de armas
  • 24 de agosto de 2017, por tráfico de drogas
  • 2 de noviembre de 2017, por escándalo en vía pública
  • 28 de agosto de 2018, por de portación ilegal de armas
  • 14 de enero de 2019, por tentativa de homicidio
  • 3 de mayo de 2019, por robo de motocicleta
Decomiso:

Por otro lado, se debe mencionar que a los dos presuntos mareros se les decomisó dinero en efectivo, dos teléfonos celulares, 30 bolsas de supuesta marihuana y  también un paquete que contenía esa misma droga.

Le podría interesar: Así fue como mataron a dueño de «El Aurinegro» en Choloma, Cortés

Otro sospechoso detenido el 1 junio

A inicios del presente mes, la Policía informó sobre la detención de Eddy Romario Pineda Linarez, de 25 años de edad, conocido como «Cartucho», originario y residente de la colonia Williams Hall de la ciudad progreseña.

Al sujeto también lo exhibieron como gatillero de la Mara Salvatrucha y responsable del asesinato de José Geovany.

Hipótesis policial: extorsión

De acuerdo al expediente investigativo, el crimen fue motivado por la supuesta negativa del fisicoculturista para hacer pagos de extorsión a la estructura criminal.

El atleta progreseño, mejor conocido como «El Peludo», había obtenido varios triunfos durante sus participaciones deportivas. Además, era un ejemplo para la juventud y niñez de su ciudad.

Sin embargo, el hombre de 44 años de edad no sólo era un deportista. También tenía su propio gimnasio y una tienda de venta-reparación de teléfonos celulares.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre el COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo.