SANTA BÁRBARA. Casi 200 reclusos han sido trasladados este jueves a la cárcel de máxima seguridad de «El Pozo», en Ilama y «La Tolva» en Morocelí.

Se conoció que los reos son procedentes de las prisiones de El Progreso,Yoro, La Ceiba y Santa Bárbara, sitios en lo que los militares bloquearon varios accesos para poder ejecutar los traslados.

os privados de libertad guardaban prisión en las cárceles de: El Progreso, Yoro (98 reos), los cuales ahora forman parte de la población carcelaria del centro penal “Pozo II”, en el departamento de El Paraíso.

Cabe mencionar que de estos 98 reclusos; 28 son miembros de la mara MS-13 y 25 son integrantes de la pandilla 18. El resto de los trasladados son reos acusados por distintos delitos considerados de criminalidad organizada. Hacía la cárcel de el “Pozo I”, en Ilama se trasladó a 53 privados de libertad que estaban recluidos en el centro penal de Santa Bárbara, (1) de Copán, (1) del anexo del Segundo Batallón de Infantería en Támara y (4) desde el centro penal “Pozo II”.

Mientras que desde el centro penal de La Ceiba, departamento de Atlántida se trasladó 31 reclusos a la cárcel de Ilama y dos mujeres a la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) en Támara, Francisco Morazán.

Con estos traslados las autoridades penitenciarias logran una reducción del hacinamiento en los centros penales, mejorar la condición de vida de los internos y mantener en vigilancia permanente a los reclusos de alta peligrosidad.

 

Las acciones han sido llevadas a cabo por parte de la Policía Militar, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), los grupos de respuesta especial de seguridad TIGRES y la Dirección Nacional de Prevención y Seguridad Comunitaria (DNPSC).

Según se conoció, mas de 2,300 reos han sido trasladado a las cárceles de máxima seguridad en el país. Esta, conocida como «El Pozo» en Santa Bárbara y «La Tolva» en Morocelí.

El subdirector del INP, Germán McNeil, no quiso profundizar sobre el traslado de reos. Pero manifestó que los operativos obedecen a las instrucciones del presidente Juan Orlando Hernández. Esto, para tener el control de los centros penitenciarios del país.

«Son operativos que se encuentran en desarrollo, detallar un poco más en ellos, podría entorpecer los mismos, pero el objetivo es tener el control efectivo tal como se ha venido haciendo», arguyó


SÉPALO

El 16 de junio pasado, unos 42 pandilleros, considerados “Toros”, fueron traslados a la cárcel de máxima seguridad “La Tolva”. Esta, mejor conocida como “El Pozo II”, situada en Morocelí, El Paraíso, al oriente de Honduras.

Así lo informaron a tempranas horas las autoridades de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, localizada en la aldea de Támara en Francisco Morazán. Donde estaban recluidos algunos de los mareros.

Se conoció que de los 42 pandilleros, 31 estaban aislados en Támara. Y 10 se encontraban en el segundo batallón de infantería en Comayaguela.

Un contingente policial y militar estuvo a cargo del traslado de los pandilleros, considerados cabecillas de la mara 18 y la Mara Salvatrucha (MS-13). Desde las 4:00 de la mañana, se montaron operativos en las afueras. Y en los alrededores del centro penitenciario de Támara.

VARIOS TORONES HAN SIDO TRASLADADOS

El pasado 17 de mayo del presente año, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), trasladó a 32 temibles pandilleros del penal de El Porvenir hacia “El Pozo II”.

Mientras que 24 horas antes, al menos 773 pandilleros de la mara 18 y la Mara Salvatrucha (MS-13) fueron enviados a ese reclusorio. El traslado fue coordinado por el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, junto a funcionarios de seguridad.

Hasta la fecha más de 2,000 reos de alta peligrosidad han sido aislados. Esto, como mecanismo de seguridad para evitar delitos y crímenes ordenados desde las cárceles.

Noticia en desarrollo