El Pozo II: Capturan a mujer que intentaba ingresar a la cárcel con celular

La visitante llegó al establecimiento penitenciario para ver a su hermano.

483

EL PARAÍSO, Honduras. – Una mujer fue detenida este sábado en el centro penitenciario conocido como «Pozo II» cuando intentaba ingresar a las instalaciones con un aparato celular.

La fémina de 47 años de edad fue identificada como Martha Lidia Briceño López. Ella es una visitante que llegó al establecimiento penitenciario para ver a su hermano.

Según el reporte de las autoridades, la dama pretendía entregar el dispositivo a su pariente, quien forma parte de organizaciones criminales.

Al momento en que la mujer fue objeto de la revisión, la agente penitenciaria encargada del procedimiento detectó el aparato. Por consiguiente, se realizó el decomiso y se elaboró el respectivo informe, conforme al reglamento de visitas.

De inmediato, las autoridades del presidio notificaron lo sucedido a las autoridades correspondientes. Por lo tanto, Briceño López fue remitida a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y el Ministerio Público (MP). Finalmente fue remitida a la Fiscalía del municipio de Yuscarán.

También puedes leer: Tegucigalpa: Autoridades capturan al “Serrucho” por delito de extorsión

Analizan suspensión de visitas

Por su parte, el Instituto Nacional Penitenciario (INP), informó que se analiza la posibilidad de suspender las visitas. Dicha medida sería aplicada de forma indefinida mientras se completa la instalación de un escáner con tecnología de rayos X.

Con el equipamiento, las autoridades podrán observar el interior de los cuerpos de las personas que ingresen al centro carcelario.

Personal del Ministerio Público informó que se dará continuidad al proceso judicial que corresponde en base a Ley. Mientras tanto, miembros del Consejo Técnico Interdisciplinario (CTI), determinarán la cancelación del carné de visita.

Cabe resaltar que es el primer caso que se reporta de una visita que intenta ingresar objetos prohibidos en este centro penal que alberga a unos 1,300 privados de libertad considerados de mediana y mínima seguridad.

La cárcel de máxima seguridad “Pozo II”, cuenta con estrictos mecanismos de control y seguridad. Cada visitante debe atravesar tres aduanas de inspección y es vigilada por 300 cámaras de seguridad.