El Porvenir
Tras su captura, este fue remitido al Juzgado de esa zona para que responda por el hecho que se le imputa.

TEGUCIGALPA.- Agentes de la Policía Nacional le dieron captura en las últimas horas en El Porvenir, Francisco Morazán, a un sujeto identificado como Yoni Joel Flores Zuniga,  de 35 años de edad, a quien se le responsabiliza del delito de Violación especial en perjuicio de sus dos hijos.

La detención del individuo se llevó a cabo en el municipio de El Porvenir, Francisco Morazán,  lugar de donde es  originario.

  El sospechoso es residente en la aldea la Guadalupe de esa zona.

El imputado fue detenido en atención a una Orden de captura emitida el 17 de febrero de este año por el  Juzgado de Letras de Talanga, Francisco  Morazán, por el delito de violación especial en perjuicio de sus hijos,  una niña de 11 años y un menor de tres años.

El primer  hecho sucedió en el mes de febrero de este año,  en su casa de habitación, cuando  violó a la niña; y ayer domingo  fue sorprendido abusando  sexualmente de su hijo de 3 años,  por lo que se procedió a su captura por orden de la fiscalización.

Tras su captura,  este fue remitido al Juzgado de esa zona para que responda por el hecho que se le imputa.

Violador de sus propias hijas:

Un hombre que ingresó el pasado mes de junio a la  Granja Penal de Danlí, El Paraíso, por violar a tres de sus hijas y matar a su vástago, recibió una brutal golpiza por parte de los internos del recinto.

Los custodios que trasladaron hacia el penal al aberrado sexual Miguel Ángel Marín Laínez (50), informaron que a las 7:00 de la noche de ese día los reos le aplicaron la popular “ley del talión”.

Esa ley inventada y aplicada por los privados de libertad, la cual consiste en golpear salvajemente y si es posible hasta matar a los violadores o asesinos de mujeres y niños.

El encausado apenas estuvo 10 minutos en el interior del recinto penal, y fue suficiente para que los otros reos estuvieran a punto de matarlo.

Marín Laínez es acusado de haber ultimado a disparos a su propio hijo Darlin Marín Rodríguez cuando éste le reclamó que detuviera el abuso sexual en contra de sus tres hermanas.