El poderoso té de cebolla que beneficiará a su aparato respiratorio

795
Imagen de El Blog de la Casa Pía sobre el té de cebolla.

Honduras. Los usos médicos del té de cebolla están bien documentados en la medicina popular, donde esta verdura es utilizada para aliviar la congestión nasal y mejorar las dificultades respiratorias relacionadas con la congestión del pecho.

Los beneficios del té de cebolla se centran en despejar las vías nasales bloqueadas. También ayuda a compartir la bronquitis o la tos común. No sin antes mencionar el beneficio que hace  a los pulmones.

Además, existen pruebas de que el consumo de esta bebida ayuda a reducir el colesterol malo. Científicamente se ha dicho de que este alimento es cardiosaludable. Es también:

  • Diurética.
  • Prebiótica.
  • Digestiva.
  • Antioxidante.
  • Antidiabética.
  • Anticancerígena.
  • Antiséptica.

La receta común es partir los trozos, preferiblemente de la morada, y ponerlos dentro del agua caliente durante varios minutos, y luego se retiran del té utilizando un colador. Existen muchas ventajas relacionadas con este té, la principal es su capacidad de calmar los síntomas del resfriado o de la gripe.

Es por lo anterior, que durante la pandemia del coronavirus se puede aplicar para fortalecer esas vías respiratorias.

LEA: En tiempos de covid-19, médico hondureño recomienda el consumo de melón

Otras formas de combinar el té de cebolla

Más allá de la receta de base, existen otras muchas manera de preparar el té de cebolla. Se llama proceso de prensado de la cebolla para extraer el jugo y mezclarlo con agua caliente.

Es claro que su sabor no es el más exquisito, pero su poder curativo, si se toma diariamente como parte de un tratamiento es genial. La puede combinar con un poco de miel y limón.

Otras recetas para la fabricación de la bebida es la combinación de la cebolla con diferentes tipos de hierbas, con el fin de hacer más agradable el gusto de la infusión, y aumentar así el contenido nutritivo de la bebida.

Por ende, una combinación puede ser añadir raíz de jengibre a la mezcla, creando así una cebolla de gusto agradable y un té de jengibre sabroso.

Otras variantes del té de cebolla proponen añadir vinagre, como por ejemplo el vinagre de manzana, que además incrementa la eficacia de la bebida.

Por otra parte, se le puede incluir el jugo de frutas frescas, sobre todo si el paciente tiene dificultades para consumir alimentos sólidos.