El poder de la frutas en nuestro organismo

292

Los procesos inflamatorios no son del todo extraños en el día a día. Una molestia intestinal o la clásica retención de líquidos son problemas que podríamos aliviar con una alimentación adecuada

Para esos momentos, existen frutas que son ricas en antioxidantes y compuestos medicinales que pueden ayudar a defendernos de agentes infecciosos, potenciando así nuestra inmunidad natural. Su alto nivel de agua, minerales y vitaminas combaten muchas de estas dolencias. Las más populares son:

Piña: es una de las mejores frutas antiinflamatorias gracias a la bromelina. Se trata de una enzima digestiva que contiene azufre y que, al ingerirla, ayuda a reducir la acumulación de líquidos en las articulaciones.

Limón: este cítrico tiene grandes numerosas propiedades que benefician la salud. Esto se debe a uno de sus componentes esenciales, los bioflavonoides, los cuales se encuentran sobre todo en la piel, la pulpa y la parte blanca del limón. Este elemento es muy adecuado, por ejemplo, para reducir moretones, actuar como un efectivo antibiótico natural en nuestro organismo y, además, para aliviar cualquier inflamación.

Lechosa: la papaína, un elemento presente en su pulpa, es una enzima que se utiliza con frecuencia en medicina natural para aliviar el dolor y para resolver cualquier proceso inflamatorio. Basta con media papaya al día para beneficiarnos de sus propiedades.

Cerezas: el componente mágico presente en las cerezas que nos ayuda a reducir los procesos inflamatorios son las antocianinas. Gracias a este pigmento natural las cerezas tienen ese atractivo color. No obstante, lo más interesante de estos pequeños frutos deliciosos de temporada es que tienen un efecto antiinflamatorio natural muy superior al de las aspirinas; de ahí que, según diversos estudios, se valore a las cerezas como un tratamiento adecuado para todas aquellas personas que sufran de artritis.