«El agua se llevó todo»: El Paraíso, sumido en la devastación tras el paso de Iota

332
iota el paraíso
El Paraíso lo perdió casi todo. El "ojo" de los dos fenómenos naturales que azotaron a Honduras, ingresaron a su territorio. Los daños son incuantificables.

HONDURAS. Alcaldías municipales y comités de emergencia ya cuantifican los daños que provocó el paso de la tormenta tropical “Iota” en el departamento de El Paraíso, zona oriental del país.

En dicha región, las fuertes lluvias provocaron deslizamientos en carreteras, puentes y cajas puentes dañados que obstaculizan el tránsito vial a las comunidades.

Además, se reportan viviendas destruidas y más de 300 damnificados en iglesias y centros educativos que se habilitaron medianamente equipados.

Cabe indicar que el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), inició una contabilización de los estragos que ocasionó Iota en en El Paraíso.

De esta manera, la vicealcaldesa de Danlí, Irma Cuadra, detalló que, hasta el momento, están incomunicadas las siguientes zonas:

  • Santa Rita, Azabache, La Lodosa, Las Ánimas y varios sectores en Santa María. Dichas zonas son las que requieren más inversión en infraestructura vial, además de tener 286 personas albergadas en diferentes centros en Danlí, zona urbana y rural.

En ese sentido, la funcionaria edilicia dijo que, con la ayuda de autoridades municipales, gobierno central y hasta la misma población que se volcó en ayuda a sus mismos conciudadanos, habían logrado avanzar en respuesta después de Eta.

Sin embargo, lamentó que esos trabajos en El Paraíso ya se perdieron con la afectación de Iota, por lo que, ahora deben iniciar de cero.

Iota El Paraíso

Nota relacionada: Familia queda en la calle: buscan albergue y lo encuentra cerrado 

Unas 26 aldeas de El Paraíso incomunicadas por Iota

Cabe indicar que unas 26 aldeas en la zona de Azabache están incomunicadas, porque los accesos vehiculares sufrieron daños por los deslaves que también afectaron unas 15 viviendas y acabaron con cultivos de café.

Santos Abelino Ramírez, uno de los productores de la zona, lamentó haber perdido su vivienda y más de la mitad de su finca de café.

«Esta casita no creo que la recupere, poco a poco el deslave se hace más grande. Trato de recuperar material para ver dónde puedo levantar mi casita. Fueron casi 30 horas de lluvia sin descanso y hasta la finca de café perdí, más de la mitad se fue en un derrumbe y pienso que seguirá cayendo el cerro», relató el productor con preocupación.

De igual forma, la triste historia se repite en Trojes, El Paraíso. Los embates del mal tiempo sobre la débil infraestructura una vez más dejó incomunicados a unos 80 mil habitantes.

A la altura de La Redonda, el río El Águila volvió a destruir las aproximaciones del puente que recientemente lo repararon.

También a la altura de Las Quebradas el paso quedó afectado, por lo que unos cinco días tardarían en rehabilitar el tránsito vehicular.

Las fuertes lluvias que generó el fenómeno natural también cortaron el paso en la carretera que conduce desde la ciudad de Danlí hasta el municipio de Trojes, fronterizo con Nicaragua.

Iota El Paraíso

Lea también: Honduras: Pese a salida de Iota, bandas nubosos provocarán más lluvias

Cultivos de granos básicos se dañaron en Valle de Jamastrán

Entre Danlí y Trojes se localiza el extenso Valle de Jamastrán. A este fluvial se le conoce por su alta producción de granos básicos, además de una rica actividad ganadera. Mientras que, en sus montañas, se cultiva mucho el café.

«Aquí se inundó todo y el agua nos arrastró maíz, fríjoles y también gallinas, perros y gatos se los llevó», dijo a Efe en la aldea Matasano, el campesino Felícito Castro mientras mostraba los daños que le dejó la crecida del río San Francisco.

Castro agregó que los daños causados por el agua al cultivo de maíz que estaba próximo a cortarse es grave. “Las mazorcas del grano se pudrieron y ya no son aptas para el consumo”, lamentó.

De igual forma, mostró la destrucción que el fenómeno natural dejó en los cultivos de fríjoles, que están intercalados con las milpas de maíz.

Aunque el agua del río San Francisco ya bajó su nivel, el panorama es desolador en esta región. Ahí quedaron incomunicadas por lo menos unas siete comunidades, según relatos de sus pobladores, quienes claman ayuda gubernamental para rehacer su vida normal.

Iota El Paraíso

Le puede interesar: Iota| La Lima destrozada: inundación ya «tapó» el bulevar hacia SPS

Pobladores utilizan canasta improvisada para cruzar puente dañado

Debido a que, la comunicación entre Danlí y Trojes se interrumpió por las fuertes crecidas del río El Águila, las personas que desean cruzar a dichas ciudades lo deben hacer a través de un cable que se sostiene desde una de las cabeceras del puente y unos postes en el otro extremo. Los ciudadanos deben ir colgados en una improvisada silla sostenida por cuatro lazos.

Por el cruce de un lado a otro, ya sea de ida a Trojes o a Danlí, se cobra 20 lempiras, dijo a Efe Francisco Calderón, un anciano que forma parte del comité de la comunidad de la aldea.

Relató que cuando el paso de Eta el agua ya había causado un daño severo y que fue reparado, pero con Iota de nuevo se destruyó.

Francisco consideró que la reparación que se hizo después del paso de Eta el material no fue lo suficientemente compacto para soportar la nueva crecida de la quebrada del Águila.

Cabe indicar que Efe pudo constatar el cruce de varias personas por las aguas agitadas que inundaron los cultivos, principalmente de maíz, sembrados en sus orillas.

De acuerdo con la agencia internacional, uno de los pobladores cruzaba la quebrada con una bicicleta levantada en sus brazos. Mientras que, otro ciudadano solo llevaba sus zapatos y estuvo a punto de que la corriente lo arrastrara.

Iota El Paraíso