El Papa lamenta «la ciega y brutal» violencia en la misa del domingo de pascua

235
La Plaza de San PEdro lució abarrotada de cientos de fieles en el Domingo de Pascua.

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Francisco presidió en la Plaza de San Pedro la misa del domingo de Pascua en el Vaticano, que precede al tradicional mensaje y bendición ‘urbi et orbi’.

La celebración comenzó, como es tradición desde el año 2000, con el rito de ‘resurrexit’, que prevé la apertura de los paneles laterales del icono de San Salvador.

Este rito, perdido durante siglos, se llevó a cabo anteriormente en la basílica de San Juan de Letrán en Roma.

La plaza de San Pedro está adornada con miles de flores que vienen, como de costumbre, los Países Bajos.

Por la mañana temprano, Francisco dejó un nuevo mensaje en su cuenta de red social Twitter, en nueve idiomas, sobre la Pascua.

«Jesucristo ha resucitado! El amor ha vencido al odio, la muerte la vida conquistado, la luz echado fuera de la oscuridad!», escribió.

El papa Francisco instó además a que en Venezuela se busque el diálogo y colaboración entre todos al recordar «las difíciles condiciones en las que vive» el pueblo venezolano, en su mensaje de Pascua leído desde el balcón central de la basílica de San Pedro.

Francisco pidió que el mensaje de amor de Jesús «se proyecte cada vez más sobre el pueblo venezolano, en las difíciles condiciones en las que vive, así como sobre los que tienen en sus manos el destino del país, para que se trabaje en pos del bien común, buscando formas de diálogo y colaboración entre todos»

Y abogó para que «se promueva en todo lugar la cultura del encuentro, la justicia y el respeto recíproco, lo único que puede asegurar el bienestar espiritual y material de los ciudadanos».

Francisco se lamentó también de la «forma ciega y brutal de violencia que no cesa de derramar sangre inocente en diferentes partes del mundo», durante su mensaje de Pascua tras la misa del Domingo de Resurrección.

Desde el balcón de la logia central de la basílica de San Pedro, el papa Francisco leyó su mensaje de Pascua e impartió la bendición «Urbi et Orbi», para luego recordar los recientes atentados en Bélgica, Irak, Turquía, Nigeria, Chad, Camerún y Costa de Marfil.

El Papa recordó que las crónicas diarias «están repletas de informes sobre delitos brutales, que a menudo se cometen en el ámbito doméstico» y también «de conflictos armados a gran escala que someten a poblaciones enteras a pruebas indecibles», al pedir paz para Siria, Ucrania y en África».

En medio de la ceremonia, Francisco también envió este domingo un mensaje de pésame en el que insta al pueblo iraquí a «que rechace el camino del odio y del conflicto» tras el atentado que el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en un estadio de fútbol en Iskanderiyah, en Irak, el que al menos 41 personas murieron y un centenar resultó herida.

«En respuesta a este acto de violencia insensata, que el pueblo iraquí pueda reforzarse en su determinación de rechazar el camino del odio y del conflicto y trabaje junto sin miedo por un futuro de respeto recíproco, solidaridad y libertad», se lee en el mensaje difundido por el Vaticano.

El telegrama, firmado por el secretario de Estado, Pietro Parolin, en nombre del Papa, y enviado al nuncio en Irak, Alberto Ortega Martin, Franciso se dice «dolido por la noticia de la gran perdida de vidas humanas» en este atentado y ofrece sus oraciones «por las víctimas y sus familiares» e invoca «la misericordia de Dios por los muertos y la divina consolación a todos los que sufren».