El orgullo de San José del Pedregal

1534

TEGUCIGALPA.- La pelota ha marcado su vida, el fútbol lo trae en las venas y su pasión por las canchas, y la emoción de jugar cada encuentro, cada partido, lo invita a seguir perseverando en esta profesión que se llama futbolista. Jugando con la Sub-23 de Honduras, Joshua Nieto Matamoros se enfundo en la camisa de héroe el mediodía del jueves anterior frente a Guatemala, con sus dos goles le brindó a Honduras la oportunidad de seguir adelante en la disputa del boleto a Río 2016.

Forjado como atleta en las empedradas calles de la populosa colonia San José del Pedregal de la capital, el jugador perteneciente a Motagua, detalla algunos aspectos de su vida y los momentos que han marcado su trayectoria en el balompié nacional.

LA ENTREVISTA

¿Cómo surges como futbolista?

Desde chiquito mi mamá observó que me gustaba bastante la pelota y ella me metió a un equipo de fútbol llamado Chito Reyes que lo conduce el técnico Oscar Murillo. Allí fue donde me forme y luego con el tiempo a los 13 años me fui a Motagua a hacer una prueba, ya que me sentía capacitado para estar en las reservas del equipo.

¿Aceptado en Motagua, que continuó?

El profe José “Chema” Durón me mantuvo entrenando por mucho tiempo sin estar inscrito aun con el equipo hasta que llegó el profe Clavasquín (Reynaldo) que me mandó a un torneo en Liga Mayor con la intención que tuviera ritmo de juego, y así fui ascendiendo en cada categoría hasta llegar a Primera División.

¿Cuál es tu puesto de juego?

Siempre he jugado de volante, pero también me gusta ir al ataque, buscar goles y llegar al área para esperar quizás algún mal rebote o una oportunidad para marcar, pero igual me gusta defender, por lo mismo en la Sub-17 de Honduras jugué de defensa central.

¿Aparte que otros procesos de selección tienes?

Vengo desde la Sub-13, pasando por la 15 y la 17 de Emilio Umanzor, luego con la Sub-20 con Javier Padilla y ahora en la Sub-23 con el profe Jorge Luis Pinto.

¿Emociona ser dirigido por un técnico mundialista?

Realmente me alegra mucho porque sé que él se constituyó como uno de los mejores técnicos del mundo por lo que hizo en el mundial pasado con Costa Rica, es un hombre que sabe mucho y aprender de él es bastante bueno. Cada técnico deja una enseñanza y debemos de aprender de cada uno de ellos, he asimilado todos los consejos y gracias a Dios voy por buen camino.

¿Estudias?

Estoy obteniendo una certificación de estudios en Unitec gracias a Motagua, además me gradué del colegio, pero por falta de tiempo no he podido ingresar a la Universidad, pero espero llegar a estudiar la carrera de ingeniería civil.

¿Recuerdas tu debut en Primera División?

Ese partido jamás se me olvidará, primero porque marcó mi debut y luego porque fue en este juego donde Kerpo de León (ex arquero uruguayo) se lesionó de la tráquea en un fuerte choque que tuvo con un rival, de ese juego todos se acuerdan.

¿Ha sido difícil consolidarte en el primer equipo de Motagua?

He ido jugando de a poco, quizás no haya alcanzado consolidarme como titular o constancia en Primera División, pero no me desespero, ya que sé que algún día se me dará la titularidad y quiero saber aprovecharla.

¿Es ese tu mayor deseo ahora?

La actuación que uno tiene en sus equipos es lo que le vale para llegar a una selección, no es en si la capacidad que tengamos, si no la continuidad y la experiencia que ganamos en cada partido.

¿Qué te dice tus amigos en la colonia?

Mis amigos y conocidos me felicitan y a la vez bromean diciéndome que aprendí de ellos, acá en el barrio están felices y siempre me dicen que siga trabajando.

Háblanos sobre ese partido, ¿Tenías la confianza que anotarías ingresando de cambio?

Me sentía con fe que podía anotar, yo estaba seguro que haría algo bueno en el juego, cuando ingrese al campo pensaba en mi familia y toda esa confianza, y yo sabía que tenía que marcar la diferencia, fue la segunda pelota que toque y fue gol. Allí mismo pensé en ir por más y encontré el segundo gol.