“El Muñeco” Gonzáles: “El dinero que consigo día a día solo me alcanza para la comida”

1658

TEGUCIGALPA.- El pugilista hondureño Miguel “El Muñeco” Gonzáles se encuentra interno en el Hospital San Felipe tras salir de su primera operación por un desprendimiento de retina. Sin embargo el atleta aún necesita de una operación más para saber si recuperará al cien por ciento su visión.

Miguel Gonzáles, se encuentra hospitalizado en el area de oftalmologia del Hospital San Felipe de Tegucigalpa.

Nada ha sido fácil para el atleta que contó a CRONÓMETRO en exclusiva el momento que vive tras enterarse sobre la enfermedad que podría dejarlo fuera del ring para siempre.

Cabe destacar que el boxeador se encuentra feliz por tener el apoyo del pueblo hondureño, de sus familiares y amigos. Además asegura que sigue esperando muy a gusto en el área de oftalmología del hospital capitalino su próxima operación.

ENTREVISTA

¿Cómo se siente con todo lo que está pasando?
Bueno, salí de la primera operación y salí bien. La doctora me dice que me estoy recuperando bastante bien. Solo estamos esperando a que tiempo me van a ser la próxima operación, pero tengo la fe que muy pronto me harán la próxima operación y salir de acá feliz.

¿Desde hace cuánto está hospitalizado en el Hospital San Felipe?
Ya tengo desde el 30 del mes pasado. Tengo 23 días el día de hoy, pero no me he aburrido porque yo siempre agarro amistad con toda la gente, entonces siento que estoy en mi casa con los amigos.

¿Para cuándo estaba programada la operación?
No creía que me iban a operar en este momento, creía que me iban a operar hasta diciembre, pero como Dios siempre manda los ángeles, vino un amigo que intervino para que me pudieran operar lo más pronto posible.

Resultado de imagen para muñeco gonzalez
A la edad de diecisiete años, González llamó la atención del entrenador de boxeo Julián Solís, quien le animó a practicar el deporte.

¿Hace cuánto comenzó a tener problemas en la vista?
La primera vez que empecé a sentir que se me empezó a nublar un poco el ojo fue desde el año pasado, pero poco. Ya cuando empecé a no ver con el ojo derecho fue hace seis meses, que la catarata me cubrió el ojo derecho.

¿Aun con la vista borrosa siguió peleando?
Yo como pensé que solo era catarata y miraba perfectamente hace seis meses con el ojo izquierdo, yo seguí entrenando y peleando, pero ya cada mes que iba pasando la catarata del ojo izquierdo iba creciendo.

¿Nadie sabía sobre sus problemas visuales?
Como nadie sabía que yo tenía problemas en el ojo derecho, entonces yo traté de entrenar más fuerte y como me decía mi entrenador: “campeón si tenés una debilidad, hay que fortalecerla”, entonces fortalecí un poco más mi defensa del lado derecho y empecé a pelar más el ojo para pelear.

¿Usted no acudió rápidamente al médico cuando comenzó a sentir problemas en la vista?
No, no acudí al médico porque yo no sabía cuánto iba a gastar, entonces antes de acudir al médico yo quería tener el dinero en mano.

¿Para conseguir el dinero del raspado de catarata tenía que pelear?
El 3 de este mes me ofrecieron dos peleas: una en Ceiba y una acá. Entonces yo dije, con ese dinero voy a aprovechar a hacerme la catarata.

La federación de boxeo, me adelantó 2 mil lempiras, porque solo estaban ofreciéndome 5 mil lempiras. Por eso pelear aquí en Honduras no vale la pena, porque no pagan muy bien.

Resultado de imagen para muñeco gonzalez
Su primer combate como profesional lo realizó el 20 de noviembre de 2010, contra el mexicano Juan Carlos Reyes en la Arena Monterrey de México.

¿Usted se ofreció a pelear con la Federación?
Como yo necesitaba el dinero y dije que sí, iba a pelear. El dinero que consigo día a día solo me alcanza para la comida. Por veces tengo que aportar a mi hija y tengo que mandarle dinero.

También, de La Ceiba me adelantaron 600 lempiras y le llamé a mi hermano que estaba en Estados Unidos, que tampoco le había contado a mi familia que yo estaba mal de la vista.

¿Cómo se da cuenta que tiene un desprendiemiento de retina?
El doctor me recomendó un retinologo para que me revise. Para el dia siguiente me fui a hacer el ultrasonido. El mismo doctor que me vio me dijo “tenés desprendida la retina”, luego me revisó y me dijo que ahí no tenían el equipo especial para esa operación. En otra clínica me revisaron y me dijeron que tenía desprendida la otra rutina también.