BARCELONA — Carlos Vela no jugará en el Barcelona. A no ser que la situación diera un giro radical, que se entiende imposible, el club azulgrana desestimó la candidatura del futbolista mexicano y entrando en la recta final del mercado de invierno mantiene abiertas varias opciones, incluso la de no fichar a ningún jugador para cubrir la salida de Munir con destino al Sevilla.

Si bien desde Estados Unidos se apuntó que Los Angeles FC estaría dispuesto a negociar un préstamo por seis meses de Vela al Barça, el club español no llegó a presentar ninguna propuesta a su homónimo californiano por cuanto el área deportiva dirigida por Pep Segura estimó que el delantero no se ajustaba a las necesidades objetivas del equipo de Valverde en esta segunda mitad de la temporada.

El diario Mundo Deportivo publicó este sábado la decisión azulgrana y ESPN pudo confirmar de una fuente muy cercana a la directiva del club la extrañeza. Misma que causó la noticia publicada un día antes por el otro diario de la ciudad catalana;según la cual se había alcanzado un acuerdo con el jugador, extremo que fue rechazado.

Fichaje

El fichaje de Carlos Vela “se valoró” en la cúpula del Barcelona, existiendo de entrada cierta tirantez entre el área deportiva. La directiva por el alto coste que se estimaba provocaría su llegada, pero fue finalmente su difícil encaje en los planes futbolísticos; lo que decidió el descarte.

Admitiendo que el mexicano era una alternativa “interesante” por su polivalencia en ataque,; calidad contrastada y buena llegada desde la segunda línea.

En la decisión de apartarlo del plano pesó más el hecho que Valverde, y de hecho su opinión coincidió con la plana mayor del área deportiva; estima más necesaria la incorporación de un futbolista “de área”.

El retrato robot sigue siendo un ‘9’ más estricto, que pudiendo adaptarse a jugar fuera de esa posición fija esté mucho más habituado a la pelea en el área, dispuesto a encajar su condición de suplente, aceptar el reto que supone resolver sin tener continuidad y, también, que no suponga un gran desembolso para el club.

En ese aspecto el jugador que más se adapta a las condiciones sigue siendo Fernando Llorente, quien apenas ha participado 250 minutos repartidos en 13 de los 33 partidos disputados esta temporada con el Tottenham y que, cercano a los 34 años, acaba contrato a final de curso.

La lesión de Harry Kane, de baja hasta marzo, frenaría la disposición de los Spurs a facilitar la operación… Pero este viernes se especuló en España con el paraguayo del Betis Tony Sanabria, lo que podría reabrir la puerta a una cesión de Llorente al Barça.