Marel Alfaro, el hondureño que cumplió su sueño de niño: publicar su primer libro

1032
libro hondureño Marel Alfaro
"Hacia el espacio", es el libro que pone a disposición de los lectores, Marel Alfaro Zúniga.

REDACCIÓN. El hondureño Marel Alfaro Zúniga es un docente de nivel medio que se aventuró a llevar un sueño a la realidad, al publicar la obra “Hacia el espacio”, pues desde niño imaginó publicar un libro.

Marel Zúniga reside en la ciudad de El Progreso, Yoro. Es docente de asignaturas en Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. Nació el 24 de octubre de 1989, en San Pedro Sula.

El libro “Hacia el espacio” trata de ficción científica sociológica, un género poco común. El autor manifiesta que estas crónicas están narradas desde el punto de vista de un ágil cronista espacial, que vive cada uno de los momentos históricos del Nuevo Orden, y es testigo de los terraformadores o de la conformación de la Confederación Galáctica.

Alfaro, en su libro explica que las historias de “Hacia el espacio”, están ligadas al desarrollo científico, genético y tecnológico de los seres humanos, que durante siglos viajaron y colonizaron la galaxia.

En una conversación que entabló con Diario Tiempo Digital, dijo que el libro estaba preparado desde 2016. También, compartió los retos que debió superar: la falta de autoconfianza, las dudas, el ser rechazado. Incluso, no ser ni notificado por editoriales, cuando enviaba su obra.

Asimismo, expresó que los nuevos talentos no se apoyan, porque ya existen círculos que intentan ocupar todos los espacios.

Al ser consultado sobre experiencias difíciles de su vida, que se relacionaban con su obra, Marel explicó que la primera crónica del libro describe el proceso de la pérdida de su padre.

Al respecto, dijo lo siguiente: Nosotros perdimos a nuestro padre cuando yo tenía 10 u 11 años, perdí a mi padre en el 2002. Fue un golpe anímico muy grande, que nuestra familia incluso hoy adolece. La vida no fue fácil porque él era la cabeza del hogar”.

Acerca de los personajes del libro, indicó que la mayor parte de ellos son mujeres. También, abordó que la persona favorita en la obra es Susan, porque se identifica con ella. La considera una autorepresentación. Él la define como una mujer valiente, muy dada a los suyos, y que se esfuerza por las tareas a cumplir.

Camino espinoso para publicar el libro

También compartió que su influencia más grande es Isaac Asimov, pero no se queda solo con él en la literatura.

Marel Alfaro Zúniga al ser contactado por Diario Tiempo Digital, sostuvo que le gusta estar en casa, y consideró que es un pasatiempo arraigado. Es algo que lo relaja. Asimismo, le gusta mucho el cine y los gatos. Disfruta conversar, plasmar ilustraciones y compartir con las personas que ama.

Alfaro consideró necesario destacar la colaboración de cinco personas que le ayudaron a publicar el libro. Ellos son: Jon Polanco, Heber Romero, el escritor ecuatoriano Cristián Londoño Proaño, la maestra María Eugenia Ramos y Emely Dayana Gómez.

Durante la entrevista, expresó que «es más barato comprarse un carro, que publicar un libro». Mil libros cuestan aproximadamente 50,000 lempiras en Honduras, por eso muchos escritores prefieren no publicar. Además, las editoriales suelen absorber al escritor, porque el “90 por ciento de las ganancias quedan para ellos”, compartió.

Él explicó que espera ganancias económicas, para garantizar la publicación de un segundo libro, pero todo dependerá de la aceptación del público.

Le puede interesar: Periodista Nora Schauer lanza su libro «100 razones para conocer Honduras»

Recomendaciones a sus lectores

Por otro lado, a las personas interesadas en ser escritores les aconseja leer mucho, no dejarse vencer por las dificultades, por muy compleja que sea la situación en un país como Honduras. Igualmente, recomendó tener paciencia y perseverancia, rodearse de personas que puedan dar críticas constructivas y no asumir que ya lo sabemos todo.

Para el escritor Marel Zúniga, la ficción científica es su género literario preferido. Él reveló que ha “leído un aproximado de 500 libros solo en ficción científica”.

Entre los escritores hondureños que prefiere se encuentran: María Eugenia Ramos, Ramón Eliodoro Valle, Oscar Acosta, Julio Escoto, Ramón Amaya Amador, entre otros.

Al abordarse la situación actual del arte en Honduras, expresó que es precaria, debido al abandono del Estado. Asimismo, sostiene que no existen editoriales con programas diseñados para nuevos escritores.

Él argumentó que las personas que se dedican al arte, lo hacen con sus propios recursos. Hay varios que mejor huyen hacia otros países para dedicarse al arte, comentó.