Tegucigalpa. – La barra de los Revolucionarios 1928 organizó este domingo 9 de septiembre la celebración del Día del Niño en el Estadio Nacional, mientras Motagua se enfrentaba al Juticalpa FC.

La imagen puede contener: una o varias personas, estadio y exterior
Integrantes de la Barra de los Revolucionarios 1928.

Hinchas de calidad

Los integrantes de dicha barra organizada se reunieron para llevar alegría a los más pequeños que visitaron el recinto deportivo.

Los hinchas hicieron diferentes actividades en todas las localidades del estadio. Llegaron a sol, sombra norte y a la localidad de silla, compartieron piñatas, bolsitas con confites y sobretodo mucha alegría.

Este lunes 10 de septiembre se celebra el Día del Niño en Honduras y los integrantes de la barra decidieron llevar alegría y amor a los pequeños que llegaron al nacional.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
Bolsitas, piñatas y confites se obsequiaron a todos los niños en el nacional.

“Una noticia que no vende portadas”

¿Cuando hablamos de las barras en Honduras todo debe terminar en caos? Un acto de amor y de alegría “no vende portadas” y es que así es considerado este tipo de actos que no tienen relevancia entre la mayoría de personas.

La imagen puede contener: 11 personas
Los Motaguenses de Corazón también se unieron a las celebraciones.

Sin embargo olvidamos que los barristas también son humanos, también sienten, además para aquellos pequeños que fueron a ver a su equipo al nacional será una tarde inolvidable.

Las sonrisas de los pequeños recibiendo sus bolsitas, los que con fuerza reventaron la piñata y los que probaron un pedazo de pastel jamás olvidarán tan espacial celebración.

La satisfacción de los hinchas

No hubo satisfacción más grande para aquellos que se tomaron su tiempo para llenar las bolsitas de confites, para forrar las piñatas, para movilizarse de sector en sector que recibir una sonrisa de cada niño.

La imagen puede contener: 17 personas, personas sonriendo
La sonrisas no faltaron en el Estadio Nacional.

Actos como este deben ser valorados; ya que no cualquiera se toca el corazón y su bolsillo para apoyar estas causas. Al final de cada entrega los organizadores, también recibieron un aplauso en cada localidad por su gran gesto de humildad.