El empresario Adolfo Facussé escribe emotiva carta tras el fallecimiento de don Jaime Rosenthal

1007
Jaime Rosenthal
El distinguido empresario Jaime Rosenthal murió este día en San Pedro Sula

Tegucigalpa, Honduras. El expresidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Adolfo Facussé, escribió un emotivo mensaje tras el lamentable fallecimiento del destacado empresario Jaime Rosenthal.

En el texto, Facussé comienza lamentando profundamente la muerte de don Rosenthal, a quien él consideraba un querido amigo. Asimismo, recuerda el inicio de su amistad cuando estudiaban en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La cual, a criterio del también empresario Adolfo Facussé continuó forjándose a través del tiempo. De igual manera, de momentos importantes para la historia del país.

«Lo conocí y admiré», señala el texto, añadiendo las principales áreas en las que se desempeñó Rosenthal Oliva.

Facussé describe a Jaime Rosenthal como un líder de extraordinario talento e ideas de cambio. Además, asegura que sus enemigos nunca pudieron abatir su carácter. El empresario también habló sobre la aspiración presidencial de Rosenthal.

«De triunfar Jaime; puedo afirmar sin temor a equivocarme que hubiera sido una gran bendición», aseguró Facussé. Lo anterior, tanto el desarrollo económico como social del país.

Lea también: Gabriela Núñez: «Don Jaime se va dejando un gran legado»

A continuación la carta de manera íntegra:

Lamento profundamente la muerte de mi querido amigo, Jaime Rosenthal. Nuestra amistad viene desde el año de su graduación en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) cuando yo iniciaba mis estudios allí. Lo conocí y admiré como gran emprendedor, banquero, hombre de trabajo y un líder y político con ideas de verdadero cambio para nuestra Patria.
En una ocasión me quería llevar como candidato a una Designación Presidencial pero fue hasta que lo acompañé como candidato a Diputado por el Movimiento en apoyo a su candidatura a la Presidencia por el Partido Liberal, cuando tuve más oportunidades de conocer y compartir sus ideas, su pensamiento, sus aspiraciones para la transformación de Honduras, que pude apreciar su extraordinario talento; de triunfar Jaime, puedo afirmar sin temor a equivocarme que hubiera sido una gran bendición para el desarrollo económico y social de nuestro país.
Como gran hombre que era, también tuvo grandes enemigos; sin embargo, estos no pudieron nunca abatir su fuerte carácter, derrotar su espíritu, hacerle perder su fuerza de voluntad. 
Yo lo defendí pública y privadamente, por nuestra amistad pero más que todo porque era injusto y no había cometido de conformidad con las leyes nacionales las faltas que le atribuían.

Resignación a su querida esposa doña Miriam Hidalgo de Rosenthal y a sus hijos. Los acompaño en su pérdida, que es también de todos nosotros y ruego a Dios que lo acoja en su seno.