El crítico e impactante mensaje de Alejandro Pina antes de ser asesinado en La Ceiba

455

Atlántida, Honduras. Eran aproximadamente las 6:00 pm cuando Alejandro Pina llegaba a su casa, ayer, luego de unas vacaciones con su familia en Tegucigalpa. Sin embargo, ese fue su último destino: criminales lo asesinaron.

Según los reportes iniciales de la Policía y periodistas locales, Pina (de 37 años de edad) iba a ser asaltado, pero se opuso y en consecuencia recibió varios disparos. Inmediatamente fue trasladado a un hospital, pero no resistió y falleció.

Ante este suceso, la conmoción de su familia, amigos y el resto de los ceibeños se ha hecho visible.

Presentimiento o profunda reflexión

Como un hecho aparentemente reflexivo y no de premonición precisamente, el 3 de marzo, Alejandro Sandoval Pina escribió un extenso mensaje en su cuenta de Facebook. En el hace un análisis sobre la Dios, la vida y la muerte; y aún más sorprendente habla de la actitud de las personas en los funerales y cómo deberían de ser. 

El escrito se titula: ¿Por qué envejecemos y morimos rápidamente?

«Hay un dicho que dice no resientas el envejecer pues a muchos se les ha negado el privilegio», inicia el texto para luego proseguir con: «Una cosa importante que aprendí en la vida es a dar gracias no solo por las cosas que creemos que son buenas, si no por todo lo que recibimos, como las enfermedades y las muertes».

«Para explicarme mejor, se dice que Dios a veces nos da enfermedades para acercarnos a él, o para enseñarnos algo importante que debemos conocer. Como ejemplo de esto, una enfermedad o una muerte de un ser querido nos puede enseñar, que personas nos quieren y quienes nos odian, que personas son nuestras verdaderas amigas y quienes solo nos quieren por interés», agregó.

Para Alejandro, claramente cristiano, es «cuando estamos solos y enfermos si tenemos fe, podremos ver que Dios nunca nos abandona». También argumentó que sin importar las faltas «Dios no nos deja caer hasta el fondo y que también nos ayuda a levantarnos de nuevo».

También enfatizó en un mensaje de unidad y fuerza en tiempos de dolor: «Este mundo está lleno de sufrimiento, y si nosotros nunca conociéramos el sufrimiento en carne propia como esperaríamos consolar a otros que también sufren, o como les daríamos fuerzas si no tenemos fuerzas nosotros mismos o cómo podríamos ayudar a resolver sus problemas si no hemos tenido problemas nosotros mismos. Somos hermanos en todo hasta en los problemas y el sufrimiento, nos acompañamos en las buenas y en las malas».

Los años van pasando poco a poco sin darnos cuenta

Alejandro, graduado de la universidad y miembro de una familia muy conocida en La Ceiba, se expresó sobre el ciclo de la vida, sobre el bello acto de venir al mundo a disfrutar, llorar y gozar. Y que » tenemos recursos limitados para todos los humanos y cada año que envejecemos y morimos un poco».

Por lo que se le da la oportunidad a otro ser humano de llenar otro espacio en la Tierra con su existencia. De tal forma que hay que tomar «nuestro envejecimiento como un acto de generosidad y no de egoísmo. También debemos procurar dejar un mundo mejor a las nuevas generaciones».

Lo anterior lo afirma a través de acciones concretas como «sembrar árboles, no contaminar, no consumir todos los recursos, y enseñar el conocimiento a las nuevas generaciones.

Además, lanzó frases directas a los poderosos que de cierta forma afectan a nuestro país por su egoísmo y ambición: «Se dice que los grandes ricos en la otra vida, serán los más pobres de todos y los que sufrieron mucho y no tuvieron bienes serán recompensados, pues en esta vida debemos compartir nuestros bienes con otros y todos deberíamos preocuparnos por las necesidades de los otros. Hay un dicho que dice muero como héroe, o vivo lo suficiente para convertirme en villano».

Por tal razón emula el discurso de Steve Jobs, pues habla de que «no malgastemos toda nuestra vida buscando hacer dinero y más bien amemos a la gente alrededor y cultivemos las amistades».

«En conclusión envejecemos para aprender, amar, dar lugar a otros, para ir a un lugar mejor, y para no morirnos de aburrimiento en esta tierra», agregó.

La muerte y el funeral