TEGUCIGALPA-HONDURAS. El 43 % de las empresas Mipymes a nivel Nacional están cerrandas debido a la crisis sanitaria y económica que actualmente genera la pandemia de la COVID-19 en el país, así lo manifestó ayer el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (FEDECAMARA), Menotti Maradiaga.

De acuerdo con el ejecutivo, solo ahora, a cuatro meses de la pandemia, se está perdiendo más de 300,000 empleos en Honduras.

A efecto de eso, coincidió que si no se toman decisiones se van perder a final del año hasta un millón de puestos de trabajo en todo el país.

“El 43% de las Mipyme a nivel nacional está cerrando, o sea, todas las micro y pequeña empresas, que costó que se mantuvieran, empresas de familias, empresas que tuvieron 20 años de haberse fundado, ya están cerrando porque no tienen para sobrevivir y ya colapsaron”, aseveró el entrevistado a TIEMPO Digital.

De ese modo, contextualizó que el 75 % de las empresas a nivel nacional, del total, no está vendiendo, no está cobrando y se han mantenido sin ventas, sin producción.

“Acordémonos que nosotros, en el sector Mipyme, somos los que generamos el 75% del empleo a  nivel nacional, y ese es el que está en riesgo de que se pierden en su totalidad”, enfatizó.

Nota relacionada: COHEP: Pandemia dejará la pérdida de casi un millón de empleos

Las cartas están sobre la mesa para salvar a las Mipymes

Consultado sobre qué opciones tiene el gobierno para ayudar al sector Mipyme, el titular de la FEDECAMARA dijo que las cartas están sobre la mesa.

“Nosotros hemos propuesto crear un fondo de reactivación de las Mipymes», por ejemplo, «Dar la oportunidad de poder entrar a la Fase 1 de la apertura económica a nivel nacional. Eso le va dar una pequeña esperanza a cierto sector de las micros y pequeñas empresas», afirmó.

Otra de las opciones que se plantea, según Maradiaga, es otorgar préstamos a largo plazo y con un bajo interés.

«Debe ser para todo el sector Mipyme, para que puedan tener acceso directo a través de los diferentes gremios y a través de las diferentes cooperativas y bancas», dijo.

De ahí, dijo que se tendría que ver el tema de volver más competitivo a dicho sector, incentivando a consumir lo que el país produce.

“El Gobierno a través del decreto 135-2008, se obligó para que pudiera comprar el 30% todo lo que fuera el presupuesto nacional de la República los productos del sector Mipyme, cosa que no sucede porque no hay una voluntad para que el sector Mipyme pueda venderle al Gobierno», dijo.

«Esta es la oportunidad, y pongamos de ejemplo de los zapateros que le pueden fabricar todos los zapatos a la ENEE al SANAA al HONDUTEL. Eso sería impulsar un pequeño sector. Son 5,000 colaborares que tienen esas tres instituciones, los zapateros harían falta para fabricar tanto calzado de trabajo. Hablemos de los burros de trabajo que se necesitan, y ese es un pequeño ejemplo», agregó.

Panorama sombrío se avizora para las Mipymes

En cuanto al panorama que se avizora para el sector Mipyme, Menotti Maradiaga dijo que es sombrío y que no ve una luz a corto plazo.

“Se están perdiendo las esperanzas. No vemos que haya una voluntad de volver concretas las promesas que se le ha hecho al sector Mipyme. Hablemos de la liquidez financiera, hablemos de esa cantidad de impuestos que hay que hacer pagos antes de fin de año. Acordémonos que todas las empresas micro y pequeña han estado cerrado. No sé de qué manera se van a poder pagar. Además, busquemos una tarifa energética más competitiva porque acordémonos en lo que más afectó estos últimos años dos años. Hablemos del 2019 y el 2020 esa alza que se le dio a la tarifa de energía eléctrica”, concluyó.

Gustavo Solórzano: “Cuatro de cada 10 empresas está cerrando”

Sobre el tema, Gustavo Solórzano, gerente de Asesoría Legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), manifestó que debido a las medidas de confinamiento decretadas por la pandemia de la COVID-19, se estima que cuatro de cada 10 microempresas cierran operaciones en el país.

“En Honduras hay aproximadamente entre 250 y 260 mil micro y pequeños emprendimientos, lo que representaría que el 44% de esas empresas cerraron temporalmente o definitivamente. Se estima en promedio cinco empleados por empresas, y ahí es donde salen los 500,000 puestos en riesgo”, agregó el representante del COHEP.