EEUU dice que es prioritario capturar a «El Chapo» Guzmán

306
Pentagon press secretary Navy Rear Adm. John Kirby speaks during a briefing at the Pentagon, Tuesday, Sept. 2, 2014. The Pentagon says the leader of the Somalia-based al-Shabab extremist group was the target of U.S. military airstrikes that struck an encampment and a vehicle Monday night. Kirby said the results of the strike are being assessed and he can't confirm if Somali Ahmed Abdi Godane, the rebel leader, was hit. He says the strike against Godane was conducted by special operations forces with manned and unmanned aircraft firing hellfire missiles and precision-guided munitions. (AP Photo/Susan Walsh)

Washington, Estados Unidos. La captura del capo del narcotráfico mexicano Joaquín «El Chapo» Guzmán, quien escapó el sábado de una cárcel de máxima seguridad en su país, es una «prioridad» para México y Estados Unidos, declaró este lunes un portavoz del gobierno estadounidense.

«Su pronta captura es una prioridad para los gobiernos mexicano y estadounidense», dijo John Kirby, vocero del Departamento de Estado.

Kirby señaló que las autoridades estadounidenses están «profundamente preocupadas» por el escape de Guzmán, recordando que «El Chapo», líder del poderoso cartel de Sinaloa, enfrenta cargos de narcotráfico y crimen organizado en Estados Unidos.

La ciudad de Chicago (Illinois, norte) lo nombró el enemigo público número 1.

La noche del sábado Guzmán escapó del penal del Altiplano, ubicado a unos 90 km de la capital mexicana, a través un túnel de más de un kilómetro escondido bajo la ducha de su celda y que conducía a una propiedad en construcción cercana a la cárcel.

La secretaria del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Loretta Lynch, ofreció el domingo ayudar a México para capturar de nuevo «rápidamente» al capo.

De 58 años y considerado uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, Guzmán ya se había fugado de una prisión de máxima seguridad de México en 2001, pero había sido detenido en febrero del año pasado en Guatemala y luego trasladado a su país.

Con miedo de que la fuga de hace 14 años pudiera repetirse, desde Estados Unidos se había solicitado la extradición del capo.

Pero el gobierno mexicano rechazó la petición estadounidense alegando que antes debía pagar por sus crímenes en el país y que esta vez no había riesgo de fuga.

Con su popularidad a la baja desde la desaparición y presunta masacre de 43 estudiantes de una escuela rural en septiembre, la huida de Guzmán supone un duro golpe para el gobierno de Enrique Peña Nieto, que había hecho de la eficacia y coordinación interna sus banderas para enfrentar al crimen organizado.