Economista: Con bonos soberanos el Gobierno adquiere una deuda para cancelar otra

636
economista
El economista Ismael Zepeda cree que el juego de pagar una deuda con otra le saldrá caro a la población hondureña.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El economista del Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (FOSDEH), Ismael Zepeda, aseguró que el anuncio de los bonos solidarios por parte de estado solo son un reflejo del mal manejo que hay en el gobierno del presupuesto nacional.

Lo anterior, debido al anuncio que hizo el gobierno que colocarán 700 millones de dólares en bonos soberanos en el mercado internacional. De este dinero, 300 mil corresponden al bono soberano que caduca en 2020 y el resto se utilizará para el rescate de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Enee.

Entre tanto, Zepeda explicó que Honduras en este momento se parece a los hogares insolventes que adquieren una deuda para cancelar otra. «Y eso en ningún sistema fiscal es sano», remarcó.

«Ninguna administración pública que esté contrayendo deuda para hacer frente y así cubrir algunos baches del los egresos, demuestra que no tenemos unas finanzas sanas o saludables. Además de que no se maneja adecuadamente el presupuesto general de la república. O, en todo caso, las necesidades del país», indicó.

Lea también: Gobierno colocará $700 millones en bonos para saldar deudas pendientes

La población siempre es la perjudicada

Por otra parte, Zepeda dijo que «el juego del endeudamiento» en determinado momento tendrá que llegar a su tope. Es decir, que Honduras llegará a una situación en que nadie querrá prestarle y no podrá cancelar la deuda.

Asimismo, el economista analizó que mientras no se conozca en realidad el monto total de la deuda, será muy difícil establecer un diagnostico.

«El Fosdeh ha propuesto que se haga una auditoria de la deuda y de esa forma saber cuál es el monto total de la misma» manifestó. Posteriormente, cuestionó «a quién se le debe, cuánto se debe y por qué se debe. La mejor decisión que se puede tomar viene después conocer cuánto es que se debe».

Finalmente, también hizo énfasis en que el camino que le espera a Honduras, de seguir de esta forma, es declararse como un país pobre.

«Como han entrado en el ciclo perverso del endeudamiento, llegará un punto en el que nadie nos va a prestar. El camino que nos espera es que Honduras se declare un país altamente pobre, como en el 2003-2004», concluyó.