Droga de El Chapo hace escala en África

236

CIUDAD DE MÉXICO, A tres mil kilómetros de distancia, tanto de Brasil como de España, Guinea-Bissau se ha convertido en la escala preferida de los cárteles latinoamericanos, como el cártel de Sinaloa de El Chapo Guzmán, que suelen enviar en un vuelo cargamentos de 600 a mil 200 kilogramos de droga a ese país, asentado en el extremo más occidental del continente africano, informó  la edición electrónica de la revista alemana Der Spiegel.

Los aviones para uso privado de mediano alcance cubren cómodamente la distancia que separa a ese país africano, tanto de Europa como de Sudamérica.

“Sin embargo, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito sospecha que los Boeing 727 ya están llegando a las costas de África Occidental con cargamentos de más de diez  toneladas de drogas”, dice el reportaje que Alexander Smoltczyk escribió para el semanario alemán.

Según esta versión, en julio de 2008, uno de esos vuelos se vio obligado a aterrizar de emergencia, debido a fallas en el sistema hidráulico. Sin embargo, cuando la policía intentó registrar la nave se presentó un grupo de soldados que lo impidió.

Con base en testimonios de la policía local, Smoltczyk relata que los soldados rodearon la aeronave impidiendo que alguien pudiera abordarla y que ni El Chapo Guzmán pudo rescatarla, a pesar de que al día siguiente llegó a Guinnea-Bissau una aeronave más pequeña, procedente de Venezuela, con intenciones de repararla.

“Ninguna huella de la carga ni de la tripulación pudo ser encontrada jamás (…) Según la policía española, a bordo de la nave había media tonelada de cocaína y tres venezolanos, entre ellos Carmelo Vásquez Guerra, de quien se dice que trabajaba para dicho cártel, refiere el reportaje de Smoltczyk, que en inglés lleva el título de Africa’s Cocaine Hub: Guinea-Bissau a Drug Trafficker’s Dream.

El texto explica que las fronteras porosas, los campos de aterrizaje que pasan inadvertidos y un gobierno civil virtualmente carente de poder han permitido que ese húmedo y caluroso país africano, que ocupa una pequeña superficie de 36 mil 125 kilómetros cuadrados, se convierta en el centro de distribución anual de unas 40 toneladas de cocaína dirigida al consumo europeo.

“Para ser un narcoEstado, Guinea-Bissau parece más bien pacífico, e incluso soñoliento en ocasiones. Aquí no hay drogadictos ni traidores decapitados a un lado de la ruta. El comercio cotidiano de la droga se realiza virtualmente sin violencia”, dice el reportaje de la revista que semanalmente vende más de un millón de ejemplares.

El texto de Smoltczyk reporta que cada kilo de cocaína pura que en Guinea-Bissau vale 12 mil euros, en Europa alcanza un precio de 30 mil euros, equivalentes a 197 mil y a 492 mil 646 pesos, respectivamente. Sin embargo Michael Daniels, sacerdote franciscano de Bissau, la capital de ese país, dijo a Der Spiegel que los habitantes de Guinea-Bissau todavía están a salvo de la drogadicción, porque “son demasiado pobres para permitirse el lujo de consumir cocaína o crack”.

Pie  El Ejército mexicano ha realizado constantemente operativos de vigilancia en el aeropuerto de Sinaloa (imagen), con el fin de evitar la salida y entrada de droga. Foto: Archivo