Dos hermanos y un treinteañero víctimas de la criminalidad en Yoro

Los hermanos fueron asesinados ayer en horas de la noche y el treinteañero, este martes en la mañana.

107
dos hermanos y un treinteañero
Escena del crimen, exterior de la vivienda donde asesinaron a los hermanos Reyes.

La mañana de este martes, dos hermanos y un treinteañero fueron encontrados asesinados en dos hechos aislados y diferentes zonas, convirtiéndose en víctimas de la criminalidad en Yoro, en la zona norte de Honduras.

En el primer crimen, dos hermanos perdieron la vida. A los fallecidos se les identificó como Willy Reyes 18 años y Lucio Reyes 19 años. El hecho tuvo lugar al interior de su hogar en la colonia 1 de Marzo en El Progreso.

Al parecer, ambos vivían solos y se encontraban durmiendo cuando desconocidos ingresaron. Los pobladores de la zona notificaron que este lunes a altas horas de la noche escucharon un ráfaga de disparos.

Fue hasta hoy en la mañana que se dio el hallazgo. Los cuerpos yacían medio desnudos entre las camas y en la casa había una fuerte cantidad de sangre. Según las autoridades policiales, los hermanos trataron de escapar pero no fue posible.

Se conoce que ambos presentaron una denuncia días antes. El informe indica que eran víctimas de amenazas y el padre de los fallecidos, entre lágrimas, lamentaba que no se hiciera nada para protegerlos. Además, unos ocho años atrás, justo en la vivienda de al lado, asesinaron a su madre.

Dos crímenes en Yoro

Por otra parte, esta mañana, sujetos desconocidos llegaron a una casa ubicada en la colonia Sitrabarimasa en Olanchito, Yoro. Sin mediar palabras dispararon contra Marvin Yovani Díaz de 35 años de edad, y se dieron a la fuga.

En ese sentido, Díaz logró sobrevivir a los disparos y sus familiares notificaron a las autoridades respectivas. El treinteañero fue llevado en la paila de una patrulla policial al Hospital Aníbal Murillo, pero falleció en el camino.

La víctima tenía un año y medio de residir en Olanchito pero era originario de El Progreso. Según información de su esposa, actualmente no tenía empleo y era el presidente del patronato de la colonia Sitrabarimasa.