Según Doris Gutiérrez, el galardón que le dará el PARLACEN refuerza su compromiso

52
Doris Gutiérrez
Doris Gutiérrez será galardonada por el Parlacen como una hondureña destacada

TEGUCIGALPA. La diputada del Partido de Innovación y Unidad Social Demócrata (Pinu-SD), Doris Gutiérrez, recibirá el próximo martes 28 de agosto en la República Dominicana un galardón por parte del Parlamento Centroamericano (PARLACÉN).

Según Gutiérrez, todos los miembros de dicho ente por parte de Honduras votaron para que ella recibiera el premio. Dicho galardón consiste en un diploma de honor. Además, ser parte en la historia como una de las mujeres destacadas de los países que integran el PARLACÉN.

En el marco de la Asamblea de Mujeres del PARLACÉN, serán homenajeadas seis lideresas de Centroamérica, Panamá y el Caribe.

Lea también: Doris Gutiérrez: “No avalamos ninguno de los nominados para Fiscal General”

“Le damos gracias a Dios y lo recibimos con humildad”

Diario Tiempo Digital obtuvo la reacción de la diputada Gutiérrez. La defensora de los derechos de la mujer manifestó su alegría y compromiso con los menos favorecidos.

“Esto nos compromete más para continuar la lucha en defensa de los derechos de la mujer”, dijo Gutiérrez.

A su vez, con humildad aseguró que “las mujeres que han sido seleccionadas en Honduras han sido mujeres extraordinarias. De repente, tal vez nosotros no reunimos tantos méritos para logar esta presea”.

“Le dedico el premio primero a Dios, a mi madre y a mi abuela, que gracias a ellas yo logré estudiar. A mis hijos, a mi nieto y al pueblo hondureño, en especial a las mujeres que sufren víctimas de la violencia y a las emprendedoras que han logrado salir adelante y que cada día se esmeran por hacer mejores productos”, manifestó la diputada.

Doris Gutiérrez: “A veces no teníamos qué comer”

A criterio de Gutiérrez, fue en el hogar donde nació su deseo de ayudar, sentimiento inculcador por su madre y su abuela.

“Yo me crié con dos mujeres, una de ellas no sabía leer ni escribir. La otra apenas logró hacer su escuela primaria. Sin embargo, esas dos mujeres humildes y trabajadoras me enseñaron a cultivar grandes valores como la honradez, la perseverancia, la humildad, la sinceridad en las acciones y sobretodo una espiritualidad muy grande”.

Asimismo, señala que la Iglesia Católica le enseñó a organizarse con otras personas para ayudar a los demás.

“A veces, no me da pena decirlo, no teníamos qué comer y mi madre hacía crochet, hacía calcetines, hacía tapetitos, gorritos, cuturinas, trajecitos para bebes, eso se vendía a un precio muy barato, de 50 centavos a un lempira y con eso lográbamos comer en un día”, dijo Gutierrez mientras recordaba con orgullo a su madre.

Prosiguió declarando que “cuando tuve la oportunidad de manejar fondos públicos, pensé que  no había que dar el pescado, sino que enseñar a pescar, que había que capacitar a las mujeres porque a las mujeres no nos gusta que nos regalen, nos gusta trabajar para ganarnos el pan de cada día”.

En consecuencia, lleva ocho años de trabajar en un programa de emprendedoras para empoderar a las mujeres. Asimismo, muchos otros años enseñando a leer y escribir a mujeres campesinas.

Gutiérrez concluyó solicitando al pueblo hondureño “que apoyemos a estas personas, la mayoría mujeres, ya que apoyando a una emprendedora apoyamos a una familia.”