Donald Trump depositó una petición en el muro de los lamentos

89

REDACCIÓN. El muro de los lamentos fue visitado por Donald Trump, convirtiéndose  en el primer presidente de Estados Unidos en visitar el santo lugar.

Los mandatarios estadounidenses y europeos habían evitado este itinerario por el significado político que tiene.

Trump ha querido cambiar esto, y se dirigió a la ciudad amurallada de Jerusalén.

El mandatario fue al Santo Sepulcro, denominado como el lugar de la crucifixión, enterramiento y resurrección de Jesús.

A su lado, su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno, Jared Kushner.

En la iglesia se detuvieron en el Calvario o Gólgota (lugar de la crucifixión).

Al  mismo  tiempo, visitaron la Piedra de la Unción, donde se preparó el cuerpo de Cristo tras ser bajado de la cruz.

Lea también: Al menos 17 muertos y 31 heridos dejó accidente en México

El muro de los lamentos recibió el rezo de Trump

Trump llegó con su familia al muro de los lamentos

Seguidamente la comitiva se desplazó al Muro de las Lamentaciones, a pocos metros del Santo Sepulcro.

En el Muro, Trump, con la cabeza cubierta por una kipá, rezó unos instantes mientras tocaba las grandes piedras.

En ese mismo lugar depositó en los intersticios un papel con una petición.

Su esposa e hija rezaron en el lugar del muro destinado a las mujeres.

La explanada que se abre al Muro de las Lamentaciones estuvo protegida por un gran panel y el acceso estuvo prohibido desde horas antes de su llegada.

Visita de Trump impresionó

Con fuertes medidas llega su comitiva

El itinerario por la Ciudad Vieja ha sido declarado visita privada y rechazó que representantes israelíes acompañaran a Trump.

El expresidente de EEUU Barack Obama visitó el Muro de las Lamentaciones siendo todavía candidato presidencial y evitó hacerlo durante sus ocho años de mandato.

Sin embargo, Bill Clinton, lo hizo cuando abandonó la Casa Blanca y George H.W. Bush cuando aún era vicepresidente.

Fuentes palestinas aseguraron que la Administración estadounidense rechazó que desfilase un grupo de boyscouts tras negarse estos a retirar de sus uniformes la bandera palestina.

La Policía israelí cercó con cientos de agentes la Ciudad Vieja desde primera hora de la mañana y la cerró por completo durante la hora que pasó allí Trump.