Don Manuel cuenta como lo humillaron los policías municipales porteños

Hoy Tiempo Digital se dispuso a viajar a la ciudad porteña para averiguar las razones de estos desalojos.

403

PUERTO CORTÉS.- Don Manuel, el chiclero arrestado por policías municipales porteños, tuvo la oportunidad de contar lo ocurrido.

En una entrevista a medios locales el vendedor explicó el atropello que había sufrido y confesó que no era la primera vez.

Don Manuel cuenta con gran pesar lo ocurrido. “Empecé a vender cuando llegue  al lugar a las 12 del mediodía. En ese momento ellos me empezaron a ver y a acercarse. Venían cada quién con su tolete.”

«El nombre lo andan debajo de la camisa» dijo cuando se le preguntó si conocía el nombre de los oficiales que le quitaron la mercadería.

Don Manuel forma parte de ese ejército de personas empujados al sector  de la economía informal por la falta de empleo.

Tiempo Digital  viajó a Puerto Cortés para averiguar las razones de estos desalojos.

La primera visita se hizo a la oficina del Juzgado de Policía porteño, pero no fue posible contactar al encargado, Alcides Velásquez.

No obstante, la municipalidad de Puerto Cortés, a través de su departamento de Relaciones Públicas, aseguró que ya están enterados de lo ocurrido y tomando cartas en el asunto.

Ver relacionada: Policia municipal de Puerto Cortés no perdona ¿tortillas y luego chicles?

Chiclero arrestado cuenta su versión

“Yo sabía que me venían a hostigar porque ellos lo que quieren es tener motivos. Poder decir que me lo llevé porque se opuso o me faltó el respeto”, continúa.

Don Manuel contó su historia cuando el martes presentaba la denuncia respectiva en el mismo Juzgado de Policía.

Don Manuel, incluso, cuenta como ellos han estado presionándolo para que deje sus ventas. “El otro día me dijeron de que te sirve estar aquí si nadie te compra porque nosotros te corremos la gente”, relató.

Afirma que él les contesto: “Eso es lo que les encanta a ustedes. Ustedes son felices al ver que uno está vendiendo ahí, si estorba uno, pero si no vende nada no lo molestan”.

A lo anterior, los oficiales municipales contestaron “¿te sentis feliz porque estas así en medio de palomas?”. “Así me dijo. Dos negritos que andan ahí son testigos” relató el señor.

Don Manuel, como cualquiera, se indignó y les contesto “compa, yo no bromeo con usted, por favor tranquilícese. Yo no lo conozco, ni me conoce usted para que bromee conmigo”.

“Vino el otro y sacó el tolete y las chachas como quien dice, si te opones, te vamos a llevar”.

«Fue cuando yo hice la primera denuncia,  ahora ellos vienen furiosos porque  se dieron cuenta de la noticia».

Cuenta don Manuel que cuando llegaron a hostigarlo le quisieron llevar la chiclera.

«Yo la hale y luego me le dieron vuelta», aseguró.

Dice que después, uno lo tomó por detrás y los otros dos lo llevaron a la patrulla.

«A la fuerza me arrestaron. Es una gran humillación la que le hacen a uno», relata.

«Imagínese que cómo yo iba a dormir en esa cochinada (bartolina policial). Tuve que pagar 500 lempiras de multa», concluyó don Manuel.