Don José, vendía donas desde hace 30 años, pero Eta destruyó hasta su «cocinita»

267
Don José donas La Lima
Don José lleva 30 años vendiendo donas; es un limeño bastante conocido.

HONDURAS. Miles de habitantes de La Lima sufrieron una agonía desde comienzos de la depresión tropical Eta y luego por la tormenta Iota, y para muchos, su único sustento para vivir se vio afectado.

Don José Dimas Cardona es un residente de la colonia Pineda #2, quien actualmente se encuentra lavando su casa del todo.

Lea también: Luego de las inundaciones, llega a un albergue y se contagia de COVID; lucha por su vida

Don José perdió sus pertenencias, incluyendo los utensilios que utilizaba para preparar sus deliciosas donas: una pequeña cocina instalada fuera de su casa era el lugar donde las hacía.

Don José de dedica a vender donas desde hace 30 años, comentó, y lo hizo sin parar un tan solo día hasta que la pandemia del Covid-19 y las tormentas tropicales lo frenaron.

Al día, vendía hasta 300 donas. Salía de su casa a la 1:30 de la tarde a vender, y regresaba hasta las 6:00 de la noche.

Para conocer más de su historia, Diario TIEMPO Digital se contactó a Don José Dimas Cardona.

Vía llamada telefónica, él comentó que durante la primer tormenta, tuvo la suerte de salir de su casa a tiempo, pero dejó todas sus cosas dentro. Cuando observó que poco a poco el agua iba bajando, volvió, unos cuatro o cinco días después.

Don José vendiendo donas
Patio donde don José tenía su cocina.

Don José ni siquiera no termina de limpiar su casa cuando desde un helicóptero, personal de las Fuerzas Armadas decía a los residentes de La Lima que debían volver a evacuar, pues se acerca la tormenta tropical Iota.

Días más tarde, uno de sus hijos llegó a «tirarlo» a su casa para, otra vez, comenzar los trabajos de limpieza. Su jornada iniciaba a las 6:00 de la mañana y concluía a las 7:00 de la noche.

Le han dado donaciones

Sin nada para alimentarse, dijo que, quienes le daban «un bocado de comida» eran sus vecinos. Asimismo, personas de buen corazón se unieron para ayudarle a comprar una nueva mesa de trabajo, acción que él agradece eternamente, aunque, necesita todavía más ayuda.

«Yo me puedo desenvolver otra vez, a volver a empezar a vender, porque muchas personas me han dicho: ‘¡Aja! Don José y ¿Y las donas?, ¿Cuándo?'», dijo.

Ayer, don José se llevó una gran sorpresa, pues, cuando regresaba de hacer «un mandado», una mujer lo llamó para decirle que le iba a entregar un donativo. Creyó que iba a ser un obsequio pequeño, pero, fue más de lo que esperaba.

«La sorpresa mía es que habían dos carros aquí bajando una freidora. Me trajeron harina, azúcar, manteca, aceite, levadura. Todo lo que yo necesito, y gracias a Dios, vamos a salir adelante», manifestó.

Don José también mencionó que con la donación recibida, tiene suficientes recursos como para hacer donas durante toda una semana, y con las ganancias, reconstruir su «cocinita».

Don José vendiendo donas
Aquí don José hacia sus donas.

Aún falta más, dice don José

Don José ha limpiado gran parte de su casa, pero, la pequeña cocina que tenía en su patio, que consta de láminas y toldos quedó destruida, y las mesas donde él trabajaba, están actualmente desechas.

«Yo no trabajo, no tengo dinero, y para tener dinero, hay que empezar a hacer donas de los que me trajeron, y poder agarrar unos centavos», expresó.

Él tiene toda la determinación por salir adelante, y aunque sufrió los azotes de las tormentas, su espíritu de lucha es más fuerte que cualquier problema que se le presente.

Si usted desea apoyar a Don José Dimas Cardona, puede hacerlo directamente a su número telefónico: +504 9728-2525

Don José vendiendo donas
Don José junto a la bicicleta que usaba para ir a vender donas.

Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.