Testimonio de un gran profesional al que en su momento ayudó don Jaime

Mientras daba su testimonio con relación a don Jaime Rosenthal

965
Jaime Rosenthal
Mientras daba su testimonio con relación a don Jaime Rosenthal

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Don Jaime Rosenthal ha dejado una huella imborrable un muchas otras personas que tuvieron la oportunidad de conocerlo.

Tal es el caso del ciudadano Fredy Ortiz, experto en finanzas que compartió su testimonio en as últimas horas. Esto, mientras se velaba a don Jaime en Funerales del Recuerdo, en San Pedro Sula.

Según comentó, cuando él apenas tenía 17 años de edad, el empresario visitó las instalaciones de su centro educativo en Santa Rita, Yoro, donde fue padrino de la promoción de graduación en dicho año. Por otro lado, tuvo un enorme gesto con el estudiante con el mejor índice académico; es decir, de darle una beca de estudio y trabajo, ese joven fue nada más y nada menos que Fredy Ortiz.

Fredy Ortiz resultó ser el mejor de su promoción, por lo que, ya graduado de Perito Mercantil y Contador Público, se trasladó a San Pedro Sula en 1991 y desde entonces inició a laborar en el Banco Continental.

“Don Jaime me dijo, ‘yo quiero que usted sea uno de mis mejores auditores dentro de cinco años, quiero que estudie en la Universidad Nacional Autónoma y quiero que estudie Contaduría y Finanzas”, recordó.

Las muestras de agradecimiento por parte de este compatriota fueron evidentes, puntualizó que su licenciatura, maestría y diplomados fueron gracias a don Jaime Rosenthal. Ahora, Ortiz se destaca por tener 15 años desempeñándose como catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La emotiva carta de Yani Rosenthal tras la muerte de su padre

Yani Rosenthal envió una carta muy emotiva al no poder estar presente en el velorio y sepelio de su padre, debido a que cumple una sentencia de tres años de cárcel, que le impusieron autoridades judiciales de los Estados Unidos.

A continuación la carta:

No puedo si quiera expresar la tristeza que me invadió al enterarme de la muerte de mi padre, un hombre ejemplar, patriota y emprendedor que dedicó su vida a soñar y trabajar por una Honduras próspera.

No hay sacrificio que un hijo no haga por sus padres, pero hoy más que nunca Dios me pone a prueba al no poder acompañar a mi madre, mi tío, mis hermanos, mi amada esposa, mis hijos y mis sobrinos en este día.

Agradezco las innumerables muestras de amor que como familia y en lo personal hemos recibido, han resultado invaluables para sobrellevar estos momentos.

Mi padre está en paz, que el amor que supo dar se expanda por toda Honduras y que su luz sea antorcha perenne para las naciones.

Yani Benjamin Rosenthal Hidalgo