Doctor implicado en golpiza a novio de su hija llega al Ministerio Público

950
Ministerio Público
El Ministerio Público tiene bajo investigación la agresión física de galeno hacia un menor de edad

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Ministerio Público investiga al doctor Jeffry Barahona, acusado de agredir fisicamente al menor Fernando José Maradiaga, incidente ocurrido dentro de la residencia del galeno el pasado lunes 1 de julio en el sector de Pinares del Uyuca a eso de las 12:00 de la noche.

La madre de Maradiaga, Denia Ramírez, ha revelado por redes sociales y medios de comunicación que el galeno, padre de la novia del menor, lo golpeó brutalmente con un bate de béisbol.

A raíz de la denuncia pública, ayer lunes se informó que el doctor Jeffry Barahona compareció junto a su hija ante la Fiscalía de Turno, en donde ambos brindaron su declaración de los hechos.

De igual forma, se informó que en este caso se mantiene como testigo a un taxista. Este llevó al menor ese día hasta a la casa donde se encontraba su novia.

Por su parte, el galeno ha preferido no emitir declaraciones a los medios de comunicación, asegurando que el caso se abordará a través de la vía judicial.

Lea también: Pasajeros linchan a sujetos que pretendían asaltarlos en Santa Lucía

Relato de de los hechos 

Después de iniciar una campaña, a través de las redes sociales para buscar justicia, la madre de Fernando José Maradiaga, de 16 años, repudió la «inoperancia» del sistema de justicia de Honduras.

Ramírez identificó al agresor de su hijo como Jeffry Barahona; además como  cómplices a Will Barahona y otra dama, cuyo nombre no reveló.

Según la denunciante, su hijo fue golpeado brutalmente por el galeno  en la residencia de la joven. Su hijo se había puesto de acuerdo con la hija del médico para mirarse ese día en la residencia. Ya en la casa, Fernando José fue retenido por los tíos de su novia.

Poco después llegó Barahona «quien, sin decirle una palabra, procedió a agredirlo físicamente». Esto ocurrió en el sector de Pinares del Uyuca a eso de las 12:00 de la noche, según su madre.

Según la progenitora, si el «agresor» se oponía a esa relación con su hijo, todo se hubiera arreglado conversando. No obstante, en lugar de palabras, al menor lo agredieron física y psicológicamente.