TOMADO LA NACIÓN CR. Roger Rojas, solo, sin Jonathan McDonald. Ahí está el catracho, acostumbrado a lidiar y a resolver, con o sin compañía. Es la esencia de todo goleador, tan “egoísta” y tan necesario al mismo tiempo. Aparece para aprovechar los errores más gruesos y romper la retaguardia más sólida.

El fichaje del artillero hondureño acabó por ser atinado en todo sentido, en medio de la falta de estímulo (y competencia) de la campaña anterior, la Liga encontró un futbolista tan efectivo como McDonald: 12 goles.

Rojas sacó la marca de Aguinaga y marcó el primer gol erizo. Fotografía: Rafael Pacheco.
Rojas sacó la marca de Aguinaga y marcó el primer gol erizo. Fotografía: Rafael Pacheco.

Y lo de ayer puede verse como oportunismo, después de un grave error de Jorge Gatjens, quien tocó el balón hacia atrás y le permitió a Rojas ganar la pelota, sacarse al portero y anotar, cuando se jugaba el minuto 22.

Después cerró la pinza y, con la complicidad del guardavallas Rándall Aguinaga que soltó la redonda, se encargó de anotar el segundo tanto, a solo cinco minutos del cierre de la inicial.

Rojas resolvió un duelo de pocas luces para la Liga, entrabada en la medular por grandes lapsos del cotejo. Tampoco hubo tanta lucidez de Liberia, sin oxígeno y solo a la espera del inminente descenso a Segunda.

El cotejo se resolvió por errores, ante la falta de profundidad en el eje ofensivo. Liberia consiguió el empate por obra de Wálter Chévez, después de un cobro de tiro libre que le jugó una mala pasada a Patrick Pemberton, pues el viento desvió la pelota.

Evidentemente, el arquero falló en el timing, pero la curva que hizo el balón justo antes de ingresar influyó notablemente en la anotación pampera, al 31’.

Róger Rojas celebra el segundo tanto manudo. Fotografía: Rafael Pacheco.
Róger Rojas celebra el segundo tanto manudo. Fotografía: Rafael Pacheco.

Nueve minutos más tarde, Rojas puso adelante a la Liga.

Con gruesos errores, Liberia ya mira de cerca la Liga de Ascenso. A pesar de tener una ligera mejoría desde que Erick Rodríguez asumió el plantel, la realidad es que las limitaciones individuales son marcadas.

Más allá de los atrasos salariales y las penurias evidentes, Liberia no consigue sofocar a su adversario en ningún sentido.

Resiente la falta de desequilibrio adelante y la poca generación en el medio del campo.

La Liga, en cambio, alcanza el liderato que tanto persiguió en esta campaña. Con el juego de los catrachos Alex López y Róger Rojas como puntal del actual repunte. El crecimiento de José Miguel Cubero, Alajuelense empieza a comportarse como un equipo candidato al título.

Recuperar la esencia de equipo ganador, que al final consiste en sacar resultados aún cuando a veces no juega del todo bien; lo hace crecer y llegar con el ánimo arriba al clásico nacional.

Después de un partido de equilibrio, sin grandes jugadas de gol y poco sufrimiento atrás. Simplemente colocó la lápida, esta vez en pies del jugador menos esperado, Jake Beckford.

En una contra, Rojas asistió a su compañero, quien mandó el balón a las redes al minuto 81 para anotar el 3 por 1.

Una anotación para consolidar la victoria y esperar a que el réferi central le otorgara la victoria y la cima del certamen.

La Nación.