Djokovic se adueña del Australian Open otra vez y gana su 18º Grand Slam

140
Djkovic conquistó su trofeo número 18 de Grand Slam, recortando la distancia con los 20 majors de Federer y Nadal, en esa carrera por ser el tenista con más grandes de todos los tiempos.

AUSTRALIA.- Si Roland Garros es el paraíso de Rafael Nadal y Wimbledon el patio de Roger Federer, Australia es el jardín de «Nole». En la batalla final del Australian Open, Novak Djokovic superó al ruso Daniil Medvedev derrotándolo por 7-5, 6-2 y 6-2 en una hora y 53 minutos y conquistó su trofeo número 18 de Grand Slam.

Djkovic conquistó su noveno Abierto de Australia y su décimo octavo Grand Slam, recortando la distancia con los 20 majors de Federer y Nadal, en esa carrera por ser el tenista con más grandes de todos los tiempos.

El serbio consiguió su título número 82 y sólo lo superan Jimmy Connors (109 títulos), Federer (103), Ivan Lendl (95) y Nadal (86).

«Nole» se aseguró seguir en la cima del ranking y superar (el 8 de marzo próximo) el récord de Federer de mayor cantidad de semanas liderando las posiciones (310).

«Como en casa» en Australia

Djokovic comenzó el partido decidido y con mucha intensidad, frente a un rival que se mostró tenso en los primeros minutos. Con la autoridad que le transmite haber dominado cada rincón del Rod Laver Arena como nadie, muy pronto el serbio le generó dudas al ruso, le rompió el servicio en el segundo game y velozmente llegó al 3-0.

Sin embargo, Medvedev reaccionó rápido y empezó a contragolpear con autoridad hasta recuperar el quiebre y llegar al 3-3. Daniil sacó 0-40 y 5-6: levantó dos chances de quiebre, pero no pudo con la tercera. Nole huyó al tie-break, celebró y se fue a sentar al adueñarse del primer set (7-5).

En el segundo set, Medvedev mostró, de inmediato, que todavía no estaba dispuesto a resignarse en la final y le quebró el servicio al balcánico en el primer game (1-0). Pero Djokovic, un tenista imponente en todo, no le permitió elevar el ánimo y le respondió rompiéndole el saque (1-1). No se quedó allí y volvió a concretar el break, con frialdad y precisión, en el cuarto juego (3-1).

Cuando Djokovic se adelantó 5-2, Medvedev ya había perdido la calma y descargó su furia haciendo trizas su raqueta. Antes de que el reloj marcara la hora y 20 minutos de partido, Nole, con una elasticidad asombrosa y uno de los mejores restadores del circuito, volvió a quebrarle el servicio al moscovita y se quedó con el segundo set (6-2).

El final de siempre

En el tercer set el ruso puso en aprietos a Djokovic, generándole dos chances de quiebre, pero el serbio aceleró y lo pasó por arriba tenística y mentalmente, ganando tres games consecutivos (3-0). Con el camino señalizado, Djokovic mostró nuevamente que es invencible en el cemento azulado australiano y no le dio chances de reacción a Medvedev. El desenlace fue el clásico: «Nole» llevándose toda la gloria.

Djkovic conquistó su trofeo número 18 de Grand Slam, recortando la distancia con los 20 majors de Federer y Nadal, en esa carrera por ser el tenista con más grandes de todos los tiempos.

Fue una noche memorable para Djokovic. «Rod Laver Arena, te quiero cada año más. La historia de amor continúa», dijo Nole durante la premiación. Australia es un reino que ha conquistado en nueve ocasiones ya.


Suscríbete gratis a más información deportiva en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/35GpKtQ