Dividida en dos grupos la marcha de antorchas, en Tegucigalpa

372
Este es el grupo de antorcheros que fue a la Embajada Americana, pasando por el bulevar Morazán.

TEGUCIGALPA- La marcha de las antorchas, a través de la cual un movimiento ciudadano exige combate férreo a la impunidad y la corrupción en Honduras, avanzó ayer en dos sentidos, en una aparente división interna, aunque sus caras visibles rechazaron algún distanciamiento.

Uno de los grupos del llamado movimiento Indignados caminó por todo el bulevar Suyapa y avanzó desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) hasta las proximidades de la Casa Presidencial, donde se encuentran en huelga de hambre un grupo de 29 hondureños.

El otro marchó a lo largo del bulevar Morazán y se apostó frente a la Embajada Americana, donde un grupo representativo logró sostener una reunión con el embajador James Nealon, a quien le entregaron un pronunciamiento con cinco puntos en los que resumen su causa.

Durante la semana, a lo interno de los Indignados se gestaron distintas posiciones respecto al recorrido de la caminata. Unos consideraron que debía ser hacia la sede diplomática estadounidense, pero otro se manifestó a favor de hacerlo hacia la Presidencial, en solidaridad con los huelguistas.
Pese a que la marcha fue en dos escenarios distintos, ambas se mostraban concurridas.