24 C
San Pedro Sula
sábado, agosto 13, 2022

Disfunción eréctil: ¿cómo me afecta el estrés y qué puedo hacer?

Debes leer

Redacción. El estrés y la disfunción eréctil guardan una relación significativa. El desempleo o la presión laboral, las tensiones familiares, los problemas de pareja o incluso la sombra de una depresión no detectada ni tratada afectan de manera directa a la vida sexual.

No podemos olvidar que el aspecto psicológico forma parte indiscutible en la sexualidad de la pareja y esto es algo que no siempre tenemos en cuenta.

Asimismo, hay otro factor añadido, la propia disfunción, entendida como la dificultad a la hora de tener y mantener una erección durante la relación, termina distorsionando la visión que se tiene de uno mismo. Esto afecta la autoestima y la propia confianza; con ello se intensifica aún más el estrés subyacente.

disfunción eréctil por estrés
Los problemas laborales y el desempleo pueden ser causantes del estrés y originar la disfunción eréctil.

Le puede interesar: Alopecia en cejas y pestañas, por qué ocurre y qué debes hacer

¿Cómo puede afectar el estrés la sexualidad del hombre?

El poder disfrutar de una sexualidad satisfactoria depende de factores orgánicos y psicológicos, sin embargo, a menudo descuidamos el gran impacto que puede tener la última dimensión en esta área de nuestra vida.

Algunos expertos nos indican que el estrés es, sin lugar dudas, una de las causas que está detrás de la disfunción eréctil.

 Es importante tener en cuenta que los trastornos de estrés como de ansiedad son solo el síntoma de algún problema subyacente.

Asimismo, el estrés aparece cuando determinadas situaciones nos desbordan y no tenemos suficientes herramientas psicológicas para afrontarlo. El desempleo, los problemas laborales, las desavenencias familiares e incluso las crisis personales son fuertes desencadenantes.

Además, estas condiciones psicológicas provocan importantes cambios fisiológicos. Toda respuesta de estrés conlleva que el sistema nervioso y el eje hipofisosuprarrenal liberen catecolaminas.

disfunción eréctil por estrés
Carecer de tiempo libre o de un buen descanso pueden ser causantes de este problema.

Disfunción eréctil

Debemos entender en primer lugar que la disfunción eréctil no es una enfermedad y que esta es un síntoma de algún problema que se esconde detrás.

De igual manera, es necesario poner la atención en los factores psicológicos. El estrés reduce de manera drástica los niveles de andrógenos. Ello provoca inapetencia, baja concentración, erecciones más débiles y, con ello, relaciones sexuales poco satisfactorias.

Algunas fuentes de estrés comunes

El estrés por sí mismo no es un problema. Al fin y al cabo, no deja de ser una respuesta natural que nos permite adaptarnos a las situaciones desafiantes.

En ese sentido, si ese mecanismo natural se convierte en una constante es patológico. Pasar del estrés agudo al estrés crónico altera por completo la calidad de vida.

Por tanto, si nos preguntamos por esas fuentes de estrés que afectan las relaciones sexuales, estas serían algunos ejemplos:

  • Problemas laborales o desempleo.
  • Discusiones de pareja o familiares.
  • Tener dificultades económicas.
  • Carecer de tiempo libre, de momentos para disfrutar de las propias aficiones o de un buen descanso.
  • Sufrir problemas emocionales, baja autoestima o alimentar un diálogo interno negativo.
  • Preocupación por el futuro.
Disfunción Eréctil
Hablar del problema con tu pareja e intentar cosas nuevas podría ser una posible solución a este.

Consejos para que el estrés no afecte nuestra vida sexual

 ¿Qué deberíamos hacer en estos casos? Estas serían algunas claves:

  • El apoyo de la pareja es indispensable en estas situaciones.
  • Debemos trabajar aspectos como las ideas irracionales y negativas para alimentar poco a poco un enfoque más racional y positivo.
  • Es importante no ingerir alcohol ni tabaco, así como tampoco pastillas para dormir.
  • Resulta positivo iniciar nuevos juegos eróticos en la relación para disfrutar de otros estímulos.

El estrés y la disfunción eréctil pueden abordarse

A la hora de manejar la disfunción eréctil o la falta de libido en el hombre y la mujer, el apoyo mutuo en la pareja es un pilar decisivo. Afrontar juntos la situación con comprensión facilita de manera notable atravesar estas experiencias que, en realidad, son muy comunes.

Contar con el apoyo de especialistas nos garantizará, además, recuperar lo antes posible la calidad de nuestras relaciones sexuales. No dudes en consultar.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido