Director del HE cuestiona efectividad de tratamientos «Maíz» y «Catracho»

418
maíz
No existe un tratamiento específico para el COVID-19, según organismos internacionales, dijo Osmín Tovar, también médico internista.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Hospital Escuela (HE), a través de su director, el doctor Osmín Tovar, se manifestó en contra de la distribución y aplicación del tratamiento «Maíz» para los pacientes con la enfermedad COVID-19.

Pese a que ya se reportó el caso de un hondureño que venció el virus gracias al citado tratamiento, paciente que lo calificó de «milagroso», el galeno advirtió sobre ciertos problemas adversos ante la prescripción del nuevo tratamiento.

«Se siguen utilizando medicamentos fuera del prospecto sin los controles de investigación y médicos adecuados», dijo este martes Tovar en conferencia de prensa desde las instalaciones de ese centro asistencial.

Asimismo, enfatizó que «no existe ningún tratamiento en el mundo para prevenir o reducir
mortalidad del COVID-19», esto como respuesta al reciente anuncio de la Secretaría de Salud que hoy se iniciaría el abastecimiento del método «Maíz» a nivel nacional.

«No existe un tratamiento específico para el COVID-19. Sin embargo, estudios internacionales con mucha evidencia científica han demostrado efectividad en cierto tipo de medicamentos. Estos, se han propuesto como parte de un esquema terapéutico bajo la modalidad llamada ‘fuera de prospecto'», explicó Tovar.

Además, el director del HE recordó que, según organismos internacionales de mayor prestigio por su rigurosidad científica, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, entre otros, aseguran que no existe ningún tratamiento efectivo para prevenir mortalidad y morbilidad por SARS-CoV-2.

Lea también: Para combatir la COVID-19, científicos crean el tratamiento «Maíz»

Efectos adversos den el tratamiento «Maíz»

Según lo expuesto por el galeno, todo medicamento o sustancia química tiene efectos adversos cuando se administra al ser humano.

En consecuencia «no podemos asumir que un medicamento sea seguro en el contexto de cualquier enfermedad, mientras no tengamos datos con el suficiente peso científico para sustentarlo».

En ese sentido, ejemplificó la reciente suspensión que hizo la OMS a la Cloroquina y la Hidroxicoloroquina. Debido a que «estudios clínicos demostraron un incremento en la mortalidad cuando se utiliza en pacientes con COVID-19», agregó.

El profesional de la medicina informó que la desaprobación en la aplicación de ese tratamiento se le comunicó a las autoridades de Salud desde el pasado 27 de mayo.

Sin embargo, la secretaría rectora de la Salud en el país, aparentemente, hizo caso omiso a la observación de los profesionales del máximo centro asistencial.

Le puede interesar – Primer recuperado de COVID-19 con tratamiento MAIZ: «Es milagroso»

Pacientes deben consentir el uso del tratamiento

Por todo lo antes expuesto, Tovar exigió que la aplicación de esas terapias, deben ser bajo el derecho del paciente. «Este tiene que estar informado de los potenciales riesgos y no únicamente de sus supuestos beneficios», cuestionó.

«Los pacientes sometidos a terapia deban recibir por lo menos la información sobre eventualidades. Hacérseles un electrocardiograma que nos asegure del riesgo de arritmias. Así también, tener pruebas de función hepática y renal que diga que sus órganos están en perfecto funcionamiento», continuó diciendo.

A renglón seguido aseguró que el HE no ha recibido los elementos que se solicitaron en tiempo y forma. Por tanto, «estamos trabajando con nuestro presupuesto y no se ha ampliado el mismo».

Finalmente, el representante del HE aclaró que no están en contra de desarrollar estudios o protocolos de investigación, ni de probar en ese contexto terapias que debido a la condición de pandemia se usan desesperadamente no solo en Honduras, sino en el mundo entero.

Sin embargo, «no estamos recibiendo el apoyo oportuno de las autoridades. Contrario a ello, estamos perdiendo el tiempo en decisiones inadecuadas que no van a tener un impacto», concluyó.

DATO

Los medicamentos Microdacyn, Azitromicina, Ivermectina y Zinc, son los componentes del tratamiento «Maíz», las iniciales de cada medicamento dieron lugar al acrónimo.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo