DIMA lucha contra leñadores y pirómanos en la Reserva de El Merendón

126
Reserva de El Merendón
Leñadores captados por reporteros de Tiempo Digital.

Desde el 2014, la División Municipal Ambiental (DIMA) empezó el trabajo de reforestación en la Reserva de El Merendón y la lucha contra los leñadores y pirómanos es ardua. El apoyo de los pobladores ha sido fundamental para frenar las acciones delictivas y con el paso del tiempo, los árboles frutales y pinos sembrados recuperan el color y la viveza que caracterizaba la zona.

La visita guiada empezó por el sector de Cofradía. Juan Ramón Madrid, encargado de la protección contra incendios forestales y seguimiento a los programas de reforestación, y Carlos Alberto Ortiz, jefe del Departamento de Cuencas Hidrográficas, acompañaron a los reporteros de Tiempo Digital en el recorrido.

A medida que se avanzaba por la parte baja de Cofradía, en dos ocasiones se captó a ciudadanos que llevaban sus vehículos cargados de madera. Las primeras personas estaban nerviosas al notar la presencia de las autoridades de DIMA; rápidamente procedieron a salir de la propiedad donde ingresaron a talar árboles.

En estos casos, suele socializarse con los responsables. El tomar madera seca no es prohibido pero si cortan árboles, incurren en un delito. DIMA está obligado a denunciarlo ante la Fiscalía del Medio Ambiente y ellos proceden legalmente.

Cabe destacar que los pobladores de Cofradía, en su mayoría, utilizan la madera para la cocina. Además, otros ciudadanos suelen beneficiarse económicamente, vendiendo por dos o tres lempiras la carga.

Reforestación en la Reserva de El Merendón

En la parte baja de Cofradía y en el Cerro El Tigre, las autoridades de DIMA sembraron 70 hectáreas de pinos, otras especies de hoja ancha y árboles frutales. Cada uno tiene tamaño diferente dependiendo cuándo se plantó; el proyecto de reforestación inició en 2014, cuando DIMA asumió el control de la Reserva de El Merendón.

Especies de árboles sembrados

Pino, caoba, macuelizo, cedro, mango, marañón, guayaba, etc.

Juan Ramón contó que determinaron sembrar árboles frutales para el beneficio de las comunidades. Los pobladores pueden tomar las frutas y consumirlas. Asimismo, al ver que obtienen una ganancia del árbol, es más difícil que tomen la decisión de cortarlo.

“Los frutales con el propósito de que también la fauna sea atraída anualmente a estas áreas porque lamentablemente donde ha sido deforestado, no solo se va lo que es la floresta sino que también la fauna”, manifestó Madrid.

Por otra parte, contó que en el sector Ladrillos se produce el pino que siembran en todas las áreas. La meta para el 2018 es sembrar 70 mil arbolitos de pino en la zona, contó.

Incendios en los bosques

Hasta mayo de este año, solamente se registraron 28 incendios forestales, los cuales dejaron 80 hectáreas dañadas. Madrid lo atribuyó a la labor de las cuadrillas contra incendios que, sin importar la hora, entran en acción.

Los alrededores de la quebrada “El Negro”, que abastece de agua al sector de Cofradía, sufrieron serios daños. Cuando Honduras fue atacada por la plaga del gorgojo descortezador de pino, la reserva del Merendón no fue la excepción.

“Las 13 mil hectáreas de pino que tenemos aquí fueron atacadas por esa plaga”, dijo Madrid. Asimismo comentó que solamente 107 hectáreas resultaron dañadas, perdiendo un total de 30 mil árboles de pino.

En la actualidad, ya se recuperó el 60 % de esa zona. Tras realizar el control de la plaga, la mano criminal entró en acción. Un incendio provocado a eso de las 10:30 p.m. empezó a propagarse en el mismo sitio afectado por el gorgojo.

Todo el trabajo quedó reducido a nada. DIMA con las familias y pobladores aledaños limpiaron nuevamente y comenzaron a plantar árboles y pinos. “Tenemos árboles de altura de dos o tres metros; eso ya sirve como acolchonamiento en tiempo de lluvias para que haya almacenamiento de agua”, expresó Juan Ramón.

Labor de las comunidades

Juan Ramón Madrid, que por años se ha dedicado al cuidado de El Merendón, envió un mensaje a los ciudadanos en general:

“Queremos agradecer a la población de Cofradía, sinceramente, porque sí nos ha apoyado mucha gente. Han visto con mucha aprobación y están cuidando las plantas que se han sembrado. Siempre hay sus excepciones pero a esas personas que de alguna manera no le tienen amor al bosque, les pedimos que piensen en el futuro de sus hijos, en el futuro de nuestra nación, para que las fuentes de agua, el mismo medio ambiente, en vez de deteriorarse, mejore”.