TEGUCIGALPA. – ¡Agradable, elegante! Una apasionada por las comunicaciones, de los deportes extremos; las emociones fuertes, pero, ante todo, una abnegada madre de su hijo.

Diana Valladares Paz es un rostro conocido en la televisión nacional. Actualmente labora como presentadora en el canal Todo Deportes y es imagen de varias marcas. Diana Paz confesó a DIARIO TIEMPO que vive actualmente una etapa hermosa en su vida.

A la guapa comunicadora le llegó el amor hace un año y medio y disfruta de su rol como presentadora de noticias deportivas, una pasión arraigada desde muy niña.

LA ENTREVISTA

¿En qué momento decide que lo suyo es la televisión?
Desde temprana edad descubrí mi vocación, lo mío era los medios de comunicación. Descubrí mi profesión frente al espejo, con los cepillos de mi mamá. Los utilizaba como micrófonos y presentaba mis noticias. Siempre tuve fijación por el rubro deportivo, ya que mi papá era y continúa siendo un comentarista deportivo. Luego tiempo después decidí tomarla como una carrera. Empecé estudiando periodismo en la UNAH, pero por razones personales me cambié de universidad a estudiar Relaciones Publicas.

¿Cuándo comienza?
Desde que llegue a Tegucigalpa comencé, primero en los programas de chistes en canal 30; luego pase como presentador en el programa Café Caliente de Canal 30 donde llegué a ser la directora de la revista. Un tiempo después pasé a Televicentro con el Top-Show Entre Mujeres donde estuve seis años.

¿Cuándo llega a Todo Deportes?
Cuando se canceló Entre Mujeres, Mauricio Kawas me llama para decirme que hay una oportunidad en Deportes. Me dije que está era la oportunidad que estaba esperando y en algo que yo quería desempeñar por mi pasión en los deportes.

¿Por qué deportes, y no su faceta anterior?
Me gusta probarme a mí misma, saber que me puedo desempeñar en diferentes facetas. Lo hice en Café Caliente, una revista dinámica donde se toman diversos temas, con muchos invitados. En Televicentro todos recordamos a Entre Mujeres, que fue un programa que tuvo un éxito increíble. Fue un programa inolvidable.

¿Qué pasó, porque no siguió en la Corporación Televicentro?
Mi salida de Televicentro fue porque se cumplió un ciclo. Había oportunidades para continuar en otros proyectos, pero sentí que no llenaban mis expectativas. Había planes en esos momentos para salir del país. Aparte la oportunidad en Todo Deportes se me dio muy rápido.

¿Cómo marcó su vida ser madre a temprana edad?
Tenía 18 años cuando salí embarazada, apenas estaba a en mi primer año de universidad. Miré un sin número de obstáculos enfrente, era una jovencita que recibió una muy buena vida de parte de mis padres; tenían muchas esperanzas cifradas en mí y las cosas cambiaron. Nunca me rendí, traje a mi hijo al mundo y fue la decisión más preciosa que tuve. La tomaría mil veces más si regresará atrás. He tenido el apoyo de mi familia, siempre han estado conmigo y apoyándome en la educación de él. Danielito es una linda persona, tienen 15 años, es muy alto. Mucha gente dice que se parce mucho a mi hermano, que madre habla mal de sus hijos.

¿Cada cuánto visita su natal Danlí?
Todos los fines de semana que puedo, me movilizó a Danlí. Allá está mi abuela y quiero visitarla este domingo Me gusta mi terruño, me gusta estar en mi tierra.

¿Ha tenido oportunidad de desempeñar su pasión fuera de Honduras?
Mi papá Juan Valladares, trabaja de cerca con el equipo Columbus Crew de la MLS. Tiene aproximadamente ocho años de trabajar con el club y he tenido invitaciones y oportunidades para narrar con el desde la cabina de la radio en la Mega 101.3 allá en Columbus Ohio. De hecho, estuve de invitada en la Internacional Champions Cup, en un encuentro amistoso entre el Real Madrid y el PSG. Me tocó entrevistar a Zinedine Zidane. Las puertas la tengo abierta, pero por el momento quiero prepárame más en Honduras.

 ¿Diana Paz, es solo un rostro bonito?
Siempre está en primer lugar la preparación, el conocimiento, la información que es poder, obviamente hay que verse bien. Me gusta verme bien, hago mucho ejercicio, trato de alimentarme bien. Me gusta cuidar mi aspecto físico, pero lo más importante es lo que tenemos en la cabeza.