Día Internacional del Agua: Dentro de 22 años habrá una gran escasez del liquido

92
De seguir desperdiciando el agua, muchas aves y seres humanos no tendrán acceso al líquido en el futuro.

Por FITO MOLINA. SAN PEDRO SULA. -El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Juega un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. Esto por la gama de servicios que presta como: producir electricidad, irrigar cultivos, la pesca y otros.

A pesar de jugar un papel clave en la vida, el agua escasea por la forma irregular que se distribuye. Igualmente por el desperdicio desmedido y por la contaminación que sufre por la industria, los vehículos, la ganadería y la superpoblación.

El agua es dulce en un tres por ciento y de este porcentaje  el uno por ciento se encuentra en estado líquido.

Completamente infectadas se encuentran las cuencas hídricas que cruzan la ciudad, en ellas se vierten aguas servidas y basura.

La crisis del agua n está provocando que la seguridad alimentaria  mundial se encuentre en una situación precaria; al mismo tiempo hace que el desarrollo económico y social no pueda ser garantizado.

Por eso en 1992 por recomendación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) en Rio de Janeiro, fue creado el día internacional del agua. No obstante,  fue hasta el 22 de marzo de 1993 que dicha fecha quedó instituida como tal.

SUPER POBLACIÓN

En 2016 esta ciudad que cuenta con un millón de personas experimentó un aumento poblacional del ocho por ciento al año. Los 80 mil nuevos sampedranos marcaron una elevada demanda de servicios públicos, entre ellos el alcantarillado sanitario.

La urbe que demanda un consumo de 200 litros de agua por persona  no cuenta con ninguna planta de tratamiento de aguas residuales, esto provoca que el líquido de las cuencas hidrográficas que cruzan la ciudad se vierta de forma cruda en el río Chamelecón cuyas aguas ya se encuentran contaminadas.

San pedro Sula se abastece de dos fuentes del agua potable que son: la superficial y la subterránea. La fuente superficial es alimentada por los ríos Santa Ana, Río de Piedras, Zapotal, La Primavera y Manchaguala (Cofradía).

La contaminación del humo negro hace que se forme la lluvia ácida, ésta al caer contamina el agua de los ríos, mares y lagos.

La  fuente subterránea es la que abastece a miles de habitantes  por medio de los pozos diseminados en la ciudad. La producción anual es de 81 millones de metros cúbicos de los cuales la empresa encargada del suministro del líquido  solo factura el 55 por ciento.

Sobre el desperdicio de agua no hay una medición debido a que en varias comunidades como Chamelecón, La Rivera Hernández, La Pradera , Lomas del Carmen y Cofradía entre otros, no se han instalados medidores por lo que se  presume que son las zonas en donde este elemento no se usa a conciencia.

SIN ACCESO

Según una publicación hecha por el medio digital El Pulso.hn el 31 de octubre del año anterior casi dos millones de hondureños no tienen acceso al agua potable.

Otro dato que establece el escrito es que el 69 % de las comunidades con un rango de población entre 251 y 500 personas cuentan con servicio de agua y que  el 24% de las comunidades  en donde viven entre 101 y 250 habitantes carecen del servicio.

DEFICIT DE AGUA MUNDIAL

Según expertos del Instituto de Recursos Mundiales para el 2040 unos  33 países sufrirán un gran déficit de agua. De estos,  14  están enclavados en el Medio Oriente, región considerada como la más vulnerable.

Entre los más susceptibles están: Barein, Kuwait, Catar, San Marino, Singapur, Emiratos Árabes Unidos; Palestina, Israel, Arabia Saudita, Omán y El Líbano.

En la actualidad, unos 663 millones de personas a nivel mundial viven sin suministros de agua potable cerca de sus hogares. Esto obliga a que estos seres humanos tengan que hacer grandes colas para obtener un poco de agua. Muchos otros  se  trasladan a fuentes lejanas para obtener el líquido que en general se encuentra contaminado.

Esta situación conlleva a que sufran problemas de salud debido al consumo del agua insalubre que obtienen.

De igual manera, algunos estudios revelan que 1,800 millones de seres humanos se abastecen de algunas fuentes cuyas  aguas se encuentran contaminadas por material fecal por lo que se exponen a contraer el cólera, disentería, tifus o  polio.