Día de la Biblia en Honduras: 42 hechos científicos encontrados en las Escrituras

466

Gracias a su estudio y dedicación pero sobre todo su fe en la Palabra de Dios, hoy los navegadores marinos cuentan con información específica que siguen estas corrientes marinas, disminuyendo así, por muchos días el tiempo requerido para navegar por los océanos.

Salmos 8:8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

23. La promiscuidad sexual causa trastornos en la salud. En la Biblia advierte que, “la persona que fornica, contra su propio cuerpo peca”, pues se expone a enfermedades de transmisión sexual.

1 Corintios 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

Romanos 1:27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

24. La reproducción de las especies. Mientras que la evolución no tiene un mecanismo para explicar la evolución de los órganos masculinos y femeninos, la Biblia explica que desde el principio (Marcos 10:6-8) Dios los hizo en orden para propagar la raza humana y animal.

Génesis 1:27-28 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Marcos 10:6-8 6 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. 7 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.

25. Incontable número de estrellas. A simple vista se aprecian alrededor de 5,000 estrellas. Dios afirmó que el hombre no iba a poder contar las estrellas del cielo. En el siglo 17, Galileo Galilei vislumbró la inmensidad del Universo con la ayuda del telescopio. Hoy los astrónomos estiman un aproximado de 10 mil billones de trillones de estrellas.

Jeremías 33:22 Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni la arena del mar se puede medir, así multiplicaré la descendencia de David mi siervo, y los levitas que me sirven.

26. Para Dios, el número de las estrellas sí es finito. Aunque la cifra para el hombre es todavía desconocida, para el Creador de ellas no lo es. “Él cuenta el número de las estrellas, a todas ellas llama por sus nombres”.

Isaías 40:26 Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.

27. Las estrellas son semejantes en número a los granos de la arena del mar. Infinito para el hombre es el número de granos en la arena del mar, con todo, esta similitud se vio reflejada en la Biblia miles de años antes que los científicos hicieran de esta comparación algo verosímil.

Génesis 22:17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.

28. Rechazar al Dios trae consecuencias. El temor a Dios, lo que no necesariamente significa profesar una religión, afecta la conducta y las acciones de cada individuo, según los creyentes.

Romanos 1:20-32 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. 24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.