«Muchos americanos quieren tratarnos como chancla vieja», hondureña en EUA

No importa si eres legal o no, muchos estadounidenses estarán en tu contra solo por ser hispano.

361
desprecio hacia los hispanos
Hispanos sufren discriminación en Estados Unidos.

Con el gobierno de Donald Trump en el poder, sus políticas de desprecio hacia los hispanos parecen haber afectado a todos los estadounidenses. Una hondureña residente en ese país, cuenta que quieren tratarlos como «chancla vieja».

Marisol Martínez, es una joven que nació y se crió en Honduras. Sin embargo, luego dejó su país para acompañar a su entonces prometido y tiempo después de casaron.

Siendo residente estadounidense, una mujer que trabaja y cumple con sus obligaciones en su nuevo país, no está exenta de las malas actitudes de algunas personas.

A través de redes sociales, la hondureña reveló que ser hispano allá, es mucho más difícil de lo que se piensa. Pero insta a toda la comunidad a no dejarse intimidar.

Publicación de hondureña:

Hoy en mi trabajo (cajera), estoy atendiendo a una persona latina y la atiendo en español. Habían más personas en la línea, molestos porque estamos hablando en español y como ya los que me conocen saben cómo soy de purgadora, hasta me puse a bromear con el cliente.

¡Lo que quiero dar entender es que no debemos dejarnos intimidar en ningún momento!

Yo estoy muy orgullosa de mis raíces y no me da pena demostrarlo. Con Trump en el mando, muchos americanos han salido del clóset y quieren tratarnos como una chancla vieja; eso está muy mal, mal, mal. ¡Pero está más mal que a un hispano le dé pena hablar español por temor a una fea mirada!

¡¡Que no nos avergüence decir de dónde somos, de donde venimos!!

Publicación de la hondureña.
Publicación de la hondureña.

Lea también: ¿Eres ilegal? preguntó policía a hondureño atropellado en Florida

La hondureña, que labora como cajera, pone su ejemplo personal para dar ánimo y fortaleza a todos los que se sienten menos por los comentarios o acciones de algunos estadounidenses.

Así como Marisol, cientos de hispanos sufren situaciones similares en su vida diaria. No solo es en los lugares de trabajo, también en las escuelas, los parques, los restaurantes.