Desgarrador testimonio de la mamá del pequeño Adriel: “Mario Pineda asesinó a mi hijo con su imprudencia”

2432
IDECOAS
A través de medios nacionales, doña Rosa, aseguró que la imprudencia del actual funcionario a la hora de conducir causó la muerte de su vástago.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Rosa Mayorga, madre del pequeño Luis Adriel Cárdenas Mayorga, denunció este viernes públicamente al actual ministro del Instituto de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (IDECOAS), Mario Pineda, por el atropellamiento y posterior muerte de su pequeño hijo.

Cabe recordar que el lamentable hecho se suscitó en el sector de la Laguna de Comayagüela. Lo anterior, el pasado 8 de septiembre a eso de las 12:00 y la 01:00 de la tarde.

La denuncia de doña Rosa se da a casi dos meses del fatal atropellamiento de su pequeño hijo de 11 años.

A través de medios nacionales, doña Rosa, aseguró que la imprudencia del actual funcionario a la hora de conducir causó la muerte de su vástago.

“Ese día en la calle había un bus, tres taxis y un bus particular en dirección a la colonia Cerro Grande. Y, en el carril contrario estaba libre la circulación. Mi hijo se cruzó, pero “en cuestión de segundos el carro del señor Pineda venía rebasando por el carril contrario. Al no percatarse que el niño estaba cruzando lo levantó al aire y lo deshizo. No sé cómo mi hijo llegó con vida al Hospital Militar donde él lo llevó. Duró cuatro horas la operación pero no soportó y falleció”, relató la acongojada madre.

Nota relacionada: Familiares aseguran que ministro de IDECOAS atropelló a niño; este murió en el hospital

Abogados de Mario Pineda buscaron amenazarla

Doña Rosa indicó que después del accidente, sintió que los abogados de Mario Pineda buscaban amenazarla. Eso porque, ellos y las personas que trabajan para Pineda decían que no se podía hacer nada. Incluso, uno de los abogados dijo que él no lo hubiera llevado al Hospital Militar. Sino que al Hospital Escuela Universitario (HEU). Pero como el doctor era tan generoso lo llevó allí. “Que me dijeran esas cosas fue muy fuerte para mí”, manifestó la denunciante.

Igualmente, doña Rosa recordó que el día del accidente ella acompañaba a Adriel. Y, estando a unos 200 metros de él porque estaba hablando con una excompañera de trabajo sucedió el accidente.

“La calle estaba libre y no tuve miedo a que él cruzara. Él siempre tenía cuidado, pero la imprudencia de ese señor fue que acabó con la vida de mi niño. Rebasaba y llevaba una velocidad exagerada”, reveló.

A efecto de eso, la consternada madre afirmó que hay testigos que presenciaron el accidente. Por lo que no se puede tratar de un accidente pues la culpa la tiene el funcionario gubernamental.

Del mismo modo, doña Rosa contó que tras el suceso el secretario de IDECOAS nunca le dio la cara. Solo enviaba representantes como abogados y otro personal.

“Ellos me decían: dele gracias a Dios que el doctor lo trajo acá. Yo lo hubiera llevado a otro lado, y yo con mi dolor me preguntaba cómo me pueden decir eso”, reiteró.

Mario Pineda me ofreció un trabajo en IDECOAS pero jamás me volvió a llamar

Asimismo, la mamá de Adriel comentó que después una persona se le acercó y le dijo que el señor Mario Pineda quería hablar después con ella.

“Me reuní con él en las oficinas de Idecoas. Fui con mucho temor, pero en ningún momento me ofreció dinero. Sí me ofreció un trabajo pero yo no quería estar involucrados con ellos.  No les dije nada, quedaron en llamarme. Y al sol de hoy no lo han hecho, para darme el trabajo”, comentó.

Doña Rosa si reveló que pidió una indemnización, pensando en poner un negocio, pero menos trabajar en IDECOAS.

Doña Rosa afirmó que Mario Pineda “le echó toda la culpa a su hijo. Lo anterior, aduciendo que él se había metido a la calle de repente y que fue un accidente”.

“Lloré y me sentí muy mal pensando que era imprudencia de mi hijo, hasta que ya con los abogados y  se construyó la escena del crimen por parte de Tránsito y vimos que las cosas no fueron así”, aseveró.

Asimismo, doña Rosa declaró que tras el accidente, a eso de las 6:00 de la tarde llegaron miembros de Tránsito. Y, Mario Pineda a limpiar la escena.

“Al día siguiente no había un resto de sangre ni de llantas. Mucha gente miró pero no hablan por miedo. Tengo testigos de ese accidente pero ellos no quieren hablar por miedo”, remarcó.