Desembolsarán L200 millones por seguro de comercios saqueados durante últimas protestas

135
CAHDA
Según Tetey Martínez directora de la Cahda, indicó que los reclamos provienen de todos aquellos negocios saqueados que estaban asegurados con una póliza de seguro de incendios.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Unos L200 millones pagará la Cámara Hondureña de Aseguradores (CAHDA) a los dueños de negocios que resultaron afectados en las manifestaciones registradas en las últimas semanas.

Así lo confirmó, la directora ejecutiva de dicha institución, Tetey Martínez, quien, al mismo tiempo, dijo que los reclamos provienen de todos aquellos asegurados que adquirieron una póliza de seguro de incendios.

En ese sentido, la ejecutiva reveló que en Honduras se maneja la póliza de seguro de incendios y líneas aliadas. Por lo tanto, dicha póliza tiene la cobertura de saqueos como los registrados en las manifestaciones que se presentaron el mes anterior.

Sin embargo, también mencionó que otro comercios no tienen este seguro. Por tanto, provocó que perdieran parte de su patrimonio ante los últimos acontecimientos.

Nota relacionada: Saqueos, protestas y detenidos en caótica noche en la capital

Tetey Martínez: “Eventos como esos son desgarradores y desalentadores”

A efecto de eso, Martínez declaró que eventos como esos son casos «desgarradores» y «desalentadores».

Consultada sobre si la CAHDA dispone de los L200 millones para hacer frente a los seguros, la entrevistada manifestó que sí.

«Claro, recuerde que nosotros un sector debidamente regulado y contamos con las reservas necesarias. También tenemos contratos con compañías aseguradoras de primer nivel en todo el mundo”, aseguró.

“Este año estamos llegando a L2 mil millones en pagos de reclamos. Dicha cifra es menor a 2018, año en el que alcanzamos L2 mil 500 millones, pues la magnitud de la crisis resultó ser mayor”, reveló.

Cabe señalar que varias de las protestas reportadas en las últimas semanas en Tegucigalpa se tornaron violentas. Los enfrentamientos con agentes policiales derivaron en saqueo de negocios, daños a la infraestructura de los mismos. Incluso, el cierre de jornadas laborales.